7 jul. 2008

Rosa Apache

(Escrito en noviembre del 2005)


Rosa usa Jeans de marca, camisa corta y escotada, chaqueta de cuero de esas bien costosas, zapatos no tan altos, pues mide 1.75, su cabello rubio es natural y su piel bronceada, camina con elegancia y tiene un culo bien torneado, esos que se hacen con dos horas diarias de ejercicio en el gimnasio mas caro de la ciudad, senos grandes pero no exagerados, ya uno no se acuerda cuando no tenia casi, hace tiempo se opero.

Rosa estudia en una buena universidad de Bogota, pero es Barranquillera, estudia algo que tiene que ver con servicios y sus papas de clase media, le mandan mensualmente lo del arriendo y pal sostenimiento, pero eso no alcanza para las operaciones ni para el gimnasio, mucho menos para ir al peluquero cada tres días... y menos para el Corsa 2006 que se acaba de comprar.

Rosa cuando niña soñaba con su príncipe azul y jugaba con Barbies, se graduó de un colegio de monjas y desde allí se dio cuenta que era bonita y con abrir piernas ella abría puertas, alguna vez quiso ser actriz o modelo y en alguna propaganda de poca monta aparece, pero nunca llego porque no tenia talento para esas vainas, no es inculta pero nunca le intereso demasiado la intelectualidad, quería ser bonita y deseada, quería ser como las que salen en la TV, como Britney, como Madonna, como JLo... y al costo que fuese, quería tener lo que sus padres nunca le podrían dar, quería lipos y tetas nuevas y las tuvo.

Sus papas creen que tiene un novio de plata, no saben que ella tiene dos celulares, uno para ellos y otro para los clientes, ella se hace llamar Paula para ellos, y por 300.000 la hora hace lo que sea, incluso si sus padres entran a una web podrán verla con su cara tapada.


Rosa tiene un tatuaje de una Rosa Apache en su hombro, lo hizo cuando tenia 16 y sus papas la castigaron, es pequeñita y hasta sexy, a algunos clientes les excita eso.

Hay veces que Rosa se consigue viejos que solo buscan sexo oral, ella abre sus piernas y ellos lamen hasta cansarse, ella piensa en los 300.000, solo en eso porque si se pone a pensar en la lengua que acaricia su clítoris entonces saldría corriendo... uno de los tipos le da cachetadas, ella finge que le excita y evita pensar en que su padre jamas le ha puesto un dedo encima, otro le gusta tirarle su semen en sus apreciados senos y tiene que hacer un esfuerzo para poner cara de placer cuando en realidad esta que se vomita.

300.000 pesos la hora, eso vale la felicidad para algunos, la felicidad de tener a alguien que no le cuestione ni le diga porque esto o porque lo otro... también vale la felicidad de Rosa, la felicidad de tener tetas, la felicidad de ser divina y perfecta, la felicidad de tenerlo todo y nada a la vez.

No hay comentarios.: