31 ago. 2007

Nunca fue igual.

Mientras dejaba de acariciarla con el remintong renegade bullet,y su escencia me manchaba mi blanca camisa de ceremonias, no podia entender , como no se me ocurrio otra manera de que su fantasma se juntara con el mio, total ella siguio su camino al infierno y yo sigo en el limbo.

no hay peor fantasma que los recuerdos de un ser amado en aquel que muere por el.

De posesiones, búsquedas y esperas


Dicen que se cansó de rechazar príncipes azules con diferentes pretextos mientras esperaba aquel caballero que le fue prometido, y que cortó su preciosa melena con la misma espada que usaba cada mañana para matar dragones en la inmensidad de su solitaria habitación repitiéndose una y mil veces que eran producto de su imaginación.

En cada golpe, podían escucharse desgarradores gritos que lejos de ser pedidos de auxilio eran renuncias a un título de nobleza que coartaba su libertad pues sabía o creía saber que las princesas sólo existían en los cuentos de hadas y por esto nunca esperó ser rescatada, ni claudicó en su intento por escapar de esas cuatro paredes que la encerraban desde que nació.

Fue tanta la fuerza de su pasión y entrega a la misión de encontrar el verdadero amor, que la noche de su muerte todos escucharon como explotó su corazón en mil pedazos que se dispersaron por cada rincón de esta habitación.

Es por esa razón que no pueden entrar enamorados en esa habitación del palacio, la pasión del fantasma de Laura por encontrar el amor se apodera del corazón de la mujer en cuestión apagando su llama de amor, condenándola a vivir su espera, convirtiéndose en una extensión de su alma, en un instrumento de la eterna búsqueda de su amor en el mundo exterior...

30 ago. 2007

Escala de grises

“Esa noche, ella apareció puntualmente como era su costumbre y por primera vez
me besó y juntos viajamos a ese mundo de colores.”


Diariamente se postra inmóvil en esa esquina junto a la ventana, siempre acompañada por el rayo de sol que desde otro mundo escapa para reflejarse en la luna de la noche. Y como si ese rayo supiera o deseara entrar por mi ventana, viaja desde tan lejos sólo para iluminarla a ella.

A media noche cuando ella llega a mi alcoba, trago saliva para no gritar, me abrazo fuerte para no sentir el frío, la miro a los ojos con discreción y de mis ojos nacen dos lágrimas que no mueren azotadas en el suelo que ella no pisa… se quedan quietas en mis ojos un poco asustadas y temerosas de mojarla.

Puedo ver su lánguida y flotante figura. Un cuerpo, por llamarlo así, de una joven que fue hermosa en otro tiempo y en otro espacio, una joven que se muestra aún más hermosa ante mis ojos en mi espacio y en mi tiempo. Una joven que lamento no haberla conocido antes. Alguien a la que no conocía hasta ahora que habito lo que seguramente alguna vez fue su hogar y hasta ahora que duermo en la que seguramente también fue su cama.

¿De quién podría ser esa delicada figura? Es un fantasma que no asusta, transparente como la lágrima que se estanca en mi mejilla, silenciosa como el grito que no resbala… ella, indiferente al aire frio que respiro en su presencia. Ella, insensible a mi voz que aun no se ha atrevido a hablarle. Imploro en silencio que se aparezca, que vuelva de ese otro mundo idéntico en escala de grises y marcas de agua, ese otro mundo de las almas que navegan cinco centímetros por encima del pavimento, que vuelva del mundo de aquellos que por su mismo pesar vuelan muy pero muy lejos del cielo.

Ya son ciento sesenta y siete días desde la primera vez que apareció en mi alcoba y al parecer me he acostumbrado sino es que hasta enamorado a vivir con ella. Transcurren los días, las horas y sólo pienso en ella y deseo de una manera sobrenatural el momento en que ella aparezca. Es verdad, la amo.

Es media noche y en mi corazón nace el deseo de viajar con ella, quiero ser como el rayo que viaja desde lejos para iluminar su rostro, quiero estar y ser de ella por una eternidad, lo quiero porque mi mundo sin ella es más gris que las mismas tinieblas.

Ella, apareció puntualmente como era su costumbre y por primera vez me besó y juntos viajamos a ese mundo de colores.

29 ago. 2007

Fragilidad

Alguna vez tuve la necesidad de matar un fantasma para poder seguir andando sin temores…

Lo busqué, lo enfrenté, dejé que me atrapara y lo más importante: lo seduje; usando las mismas armas de siempre.

Comprobé que se había convertido solo en eso: en un fantasma y que su presencia ya no causaba en mi vida la misma emoción que antes.

Al contrario… pararme frente a el me permitió darme cuenta que sus huellas en mi piel habían comenzado a desvanecerse.
...No fue tan complicado atraparlo…

Yo conozco su lado frágil ......y si, confieso que lo tuve muy en cuenta para poder salir de la duda.

Fantasma

Me despierto demasiado temprano ese día, creo que fue excesivamente temprano, las 3:00 a.m. no es buena hora para levantarse a pensar. Pero sentí que no podía estar más dormida, ni siquiera recuerdo haberme dormido en realidad. Me quedo en la cama que esta madrugada está demasiado fría y mis cobijas no pueden calmar el viento helado que me sube por la espalda. No recuerdo haber sentido eso jamás, es extraño. El despertador suena como siempre a las 7 de la mañana y mi mamá baja a la cocina como todos los días para preparnos el desayuno. Bajo minutos después y me sorprendo al verla tan triste y tan callada, pero me sorprende más el hecho de ver que sólo prepara dos platos de comida, cuando somos 3 sus hijos, me sorprende que ni siquiera me ha dado los Buenos Días al verme allí de pie a su lado, pero supongo que aún esta enojada por nuestra discusión de ayer. Recuerdo que salí a toda prisa de mi casa y que alguien gritó mi nombre antes de olvidar lo que pasó.

Son las 10:00 a.m, mi mamá aún actúa como si yo no estuviera, mis hermanos me ignoran por igual, y cuando intento hablarles, es prácticamente como si mi voz no fuera demasiado fuerte o ellos estuvieran convencidos de que nadie les habla. Se ven tan tristes, tan vacíos, tan... solos... intento agarrar la mano de mi madre, no siente nada, es como si yo no estuviera allí. Entonces recuerdo que ayer un auto me atropelló, así, sin más y no tuve más recuerdos hasta hoy, aquí... morí... y temo que ahora sólo vivo en sus recuerdos y yo vagaré en este mundo hasta que pueda disculparme con ella, por tratarla tan mal, y viviré aquí, atada a esta casa, como un eterno fantasma...

28 ago. 2007

Deseo de un cigarrillo y un café

Hoy he despertado a la muerte, me he encontrado fuera de mi cuerpo con la conciencia de estarlo; mi vida, esa a la que estaba tan acostumbrado ya no me acompaña ya, sólo queda una visión borrosa de mi cuerpo semejante a lo que los humanos llamarían fantasma. Ojalá pudiera tener un cigarrillo para soportarlo mejor, y un café para pasar este sabor tan amargo.

27 ago. 2007

Efeméride

“A una persona que ya no tiene importancia”

Hasta ese día no había podido volver a verla a la cara, todo lo que le hiciera recordarla le parecía doloroso e insufrible; más de una vez pudieron verlo caminando cabizbajo y sin rumbo, arrastrando consigo penas y recuerdos.

Todo había comenzado unos meses atrás cuando recibió una llamada que puso su mundo de cabeza:

– Terminamos – Es lo único que recuerda claramente de una conversación de 10 minutos; compró algo de tomar, se sentó en una silla desocupada de la cafetería y encendió un cigarrillo; y sentía que muchos de sus planes se esfumaban con el humo ascendente que se disipaba en el aire.

Desde ese momento todo cambió para él, lugares, gente, música, e incluso comida cambió para él; lo último que esperaba era tener algo que la recordara a ella y sus planes fallidos. Simplemente no quería algo que supiera a ella, que sonara a ella y que oliera a ella; solo quería sentirse tranquilo y feliz en compañía de su soledad.

Con el tiempo se recobró su compostura y volvía a ser él mismo poco a poco, sonreía con verdadera naturalidad y se molestaba con mayor naturalidad todavía; los días se hicieron más coloridos y las noches se despejaron de sueños frustrados.

Y finalmente ocurrió lo impensable. De la nada sonó el móvil con un número desconocido, medio pudo despertarse y alcanzó a saludar:

– Estoy en la ciudad, me gustaría hablar contigo un rato. ¿Podemos vernos hoy en el lugar de siempre? – nuevamente un giro inesperado de 180 grados y al colgar no supo que pensar. Se arregló sin prisa y decidió salir.

Pero extrañamente se sentía feliz. Llegó a la plaza y se sentó en la mesa de siempre y esperando los minutos acostumbrados alargó un cigarrillo y tomó café. A la hora acostumbrada apareció ella como siempre la recordaba, pero sin sentirse particularmente emocionado hablaron tranquilamente como viejos amigos, de viejos tiempos y nuevos amores, sueños y fantasías por venir.

El tiempo transcurrió tranquilamente mientras conversaban y luego de las despedidas formales y los buenos deseos la vio marchar. Decidió ir entonces al lago que quedaba en la zona más alejada del parque, aquél al que le gustaba ir cuando quería pensar y pasear distraído con su soledad.

Y mientras tomaba rumbo al parque sintió que esa charla se había llevado un fantasma que no se entrometería más entre él y su soledad.

De mi boca.......

De mi boca salian gemidos, gemidos de loca.......mientras cerraba los ojos, mi mano un poco tembloroza, rozaba mi cuerpo, se asustaba, se retraia, te recordaba.......
En el aire el calor de mi cuerpo, el recuerdo de aquella noche, como añoro el momento, otra vez el momento de estar contigo......
Una làgrima roza mi mejilla, mientras se me llena de saliba la boca, mientras todo mi ser se moja, se estremece, un pequeño ahhh que parece esconderse, otra vez, gritos, gritos desesperados, que te necesitan, que te desean, que me enloquecen......Donde estàs amor de mis amores, porque me has dejado, asì, sola sin ti, contigo, con la sensaciòn, con el olor; con tus latidos.....
Mi mano me encuentra, se adentra, en cìrculos penetra, no puedo evitarlo, calienta, arde, estremece, deslumbra, me retuerzo entre las sàbanas ya mojadas, desgastadas, asustada........parece eterno.......un ultimo ahhhhhh y un suspiro al viento, y las làgrimas que me invaden todo por dentro, porque desde aquel dìa, mi mano se ha convertido en mi compañìa porque me ha tocada vivir con tu fantasma, desde tu patida.........

24 ago. 2007

De aquellos que fueron antes que fuésemos nosotros

Cuenta la leyenda que hace mucho, mucho tiempo, habitaba la tierra una raza de seres conocidos como humanos.

Bellos, los mas bellos e inteligentes entre todas las criaturas sobre la tierra, los humanos se diferenciaban de todas las demás especies porque tenían la capacidad de soñar. Durante miles de años, sin saberlo, los hombres visitaron en sueños el mundo que está mas allá de lo material, y allí tuvieron contacto con los dioses y fueron inspirados por ellos. Maravillados por la belleza del indescriptible mundo habitado por sus creadores, los hombres crearon el arte, y a través del arte, el mundo también fue bello.

Pero eventualmente, con ayuda del Tiempo y la Curiosidad, descubrieron los humanos una manera de manipular las leyes de la naturaleza para su beneficio, y fue suficiente para ellos el saborear el ser tan poderosos como los dioses para que la investigación de esto a lo que llamaron ciencia se tornara en una obsesión. Fue entonces cuando de manera infantil e irresponsable, centraron sus esfuerzos en construir armas tan poderosas como cientos de soles, y lentamente, hicieron a un lado el arte y la fantasía y la imaginación, y dejaron de soñar.

Los pocos que aun se aferraban al mundo de los sueños trataron de advertir a los demás del peligro que significaba para todos el tratar de emular a los dioses; pero sus palabras fueron disipadas por los fulminantes bramidos de cientos de horribles ángeles de acero. Y no fueron mas los sueños sueños de universos dorados y hermosas criaturas mágicas, mas sueños de sangre y muerte, sueños oscuros en los que visitaban un mundo prohibido, distinto al mundo en que habitaban sus creadores. Y fue asi que seducidos por engañosas promesas de inmortalidad y poder, los humanos usaron sus poderosas armas en contra de si mismos, y todo aquello por lo que habían luchado, sufrido y anhelado, se desvaneció en un instante solitario, un minúsculo punto en la eterna vida del Tiempo. Los humanos, criaturas bellas y privilegiadas, las únicas con la capacidad de soñar, desaparecieron para siempre.

No queda ya mas prueba del efímero paso de los humanos por la tierra que dispersas e indescifrables muestras de su arte, y solitarias edificaciones en ruinas abandonadas por el Tiempo. Mas sostienen algunos que hay quienes al internarse lo suficientemente profundo, profundo dentro de estos sitios matizados con el canto de la Muerte, son llevados a la locura por los desgarradores gritos de fantasmas humanos, que imploran desesperados que no repitamos sus mismos errores.


***

22 ago. 2007

Entrevista con el Espectro

Fantasma y espectro se asemejan.

Voy a escribir otro cuento con la palabra, pero mientras los dejo con uno de mis cuentos que mas quiero y uno de los mas viejos que escribi, talvez sea algo largo para el formato de los cuentos que aca se publican... pero bueno, para los amantes de la Tierra Media, Las Cronicas Vampiricas y especialmente la Satira... aca va:


ENTREVISTA CON EL ESPECTRO

El joven Hobbit esperaba solo en una habitacion en un viejo hotel del centro de Nueva Numenor, a lo lejos se oian las sirenas y los gritos repentinos de gente de la calle, se encontraba en el peor sector de la mas populosa ciudad que alguna vez hubiera existido sobre la Tierra Media, era el 1657 de la novena edad del sol y el mundo habia cambiado mucho desde aquellas viejas leyendas que su esposa gustaba de leer.

Se sento en la unica silla que habia en la habitacion, encendio un cigarrillo de hierba de pipa y se pregunto nuevamente porque balrogs la llamaban asi aun si ya nadie fumaba pipa. De repente sintio un escalofrio en su espalda e inmediatamente la sensacion terrorifica de que alguien habia entrado a la habitación. “No puede ser, nadie ha abierto la puerta” penso.

- Hola, señor mediano - dijo una voz gutural.

El Hobbit volteo y vio una figura envuelta en una manta oscura, no se veia su rostro y sus manos estaban ocultas bajo el manto que cubria asi mismo sus pies, solo se veian unos ojos brillar con un color blanco muerto, la figura estaba encorvada como llevando el peso de la malignidad de muchos años.

- Ho...hola... Señor, p.. Perdon? Señor? - dijo el Hobbit balbuceando.

- Señor? Hace muchos años nadie me llama asi, mejor dicho ya nadie me nombra, ni siquiera yo recuerdo mi nombre, solo llamame señor, te parece? - contesto el extraño ser.

- Bien? Y.... Cual es la razon de que me haya citado aca? - pregunto el Hobbit.

- Sabes, hubo una epoca en la que solo mi presencia te mataria del miedo - por su tono de voz parecia que sonreia - pero hoy ya nadie se acuerda, solo vivimos en los cuentos de terror, desde que uno como tu acabo con el mayor de nosotros, pero claro me estoy adelantando. Mi intención es contarte la verdadera historia de un espectro del anillo - contesto el ser.

- Espectro...de... Del..a...anillo? Quieres decir esos que...que... Un Nazgul!- y la mente del Hobbit se fue a aquellas clases de historia que le dieron en su colegio e incluso en la Universidad cuando esocogio Historia de la Tercera Edad como electiva porque decian que era facil y asi podia subir el promedio.

- Exacto, eso soy, pero no temas mediano, hace mucho tiempo he dejado de hacer daño, pero ya estoy cansado y quiero reposo, pero antes me gustaria que el mundo supiera la verdad acerca de muchas cosas - volvio a decir el Nazgul - cual es tu nombre?

- Pi... Pi... Pietro, Pietro Tuk para servirle, hijo de... Bueno, esas historias seguro que no le interesan cierto? - dijo el Hobbit perdiendo un poco el miedo que le agobiaba.

- Talvez tengamos tiempo mas tarde - dijo el Nazgul.

Pietro prendio la grabadora que llevaba en su bolsillo se sento y observo que no habia mas sillas asi que se volvio a parar y le ofrecio la silla al Nazgul.

- No es necesario, no me canso fisicamente como ustedes los que tienen cuerpo, sientate y escucha unicamente - respondio el nazgul ante tal gesto de cortesia que jamas alguno habia tenido con el.

Pietro se pregunto si seria bueno decirle si podia buscar algo de comer pues abajo habia visto un local de hot-dogs lo mas de bueno, pero desecho la idea.

- Bien mi querido mediano, te contare mi historia:


Hubo un tiempo en que el mundo no era como hoy en dia, lleno de ambivalencias y doble moral, hubo un tiempo de reinos olvidados, en el que yo era rey, rey de muchos hombres y venerado por todos ellos, era un rey justo, muy al sur, pero nuestros escritos fueron destruidas por eso nadie lo recuerda.

En ese tiempo existia una amenaza sobre la Tierra Media, un nuevo señor oscuro extendia su poder, pero lo hacia de una manera tan sutil que nosotros no lo habiamos notado, eramos tierra de cazadores, eramos muchos, no eramos muy ricos, pero nuestro numero, valentia y fiereza en el combate nos ganaba un enorme respeto entre reinos mucho mas poderosos.

Un dia llego a nosotros un ser que creimos que era un elfo, quienes vivian muy al norte y muy poco habiamos visto, lo recibimos con agrado y nos enseño muchos secretos de la tierra y del metal, empezamos a ser mas poderosos de lo que fuimos y nuestro corazon se lleno de orgullo y ansias de poder.

El elfo se presento como “El Señor de los Dones” y dijo que para mi tenia un regalo y que pronto lo mereceria, y mi codicia crecio, el se ausento unos años, no se cuantos pues para mi el tiempo dejo de tener significado.

Y volvio, para ese tiempo eramos el reino mas poderoso y magnifico de nuestra lejana region, habiamos esclavizado y tiranizado a todos nuestros reinos vecinos, ya el respeto de antes se habia transformado en miedo. Me felicito y celebramos, me conto que no era un elfo, sino un dios venido de mas alla del mar con el fin de darme el don mas grande que un mortal pueda tener, la inmortalidad, y un poder superior a cualquier ser que caminara sobre la Tierra Media... Y le crei


El espectro parecio temblar, Pietro penso que se equivocaba, tal ser no se permitiria una debilidad de este tipo, aunque luego olvido estos pensamientos, empezaba a hacer hambre.

El espectro prosiguio:


Me dio un anillo, no un anillo muy bonito con piedras preciosas y demas, no, un anillo sencillo y casi rustico, al principio me parecio una tonteria, pero al ponermelo por primera vez comprendi su poder, supe que con el seria invencible, veia mas alla de lo que pudieras creer, veia la oscuridad, veia tierras lejanas, veia riquezas, veia el alma de la gente, descubri que me volvia invisible y mi alma se termino de ennegrecer.

Me volvi un tirano, un asesino, viole, asesine y creci en el odio, odio a todo, odio sin razon, pues siempre lo tuve todo y nada se me fue negado en mi infancia y en mi juventud, pero el odio hacia los que alguna vez me quisieron, me respetaron o me temieron me supero.

Mi señor se fue, pero dijo que volveria...


- Su señor?, pense que era un rey... - interrumpio el Hobbit.

- Cierto, pero es que no se llamarlo de otra forma.


Mejor entonces seria llamarlo por su nombre, Sauron el grande, se fue, dijo que volveria que siguiera con mis planes y seria recompensado, no me di cuenta que sin desearlo el se habia apoderado de mi.

Pasaron otros años y segui usando el anillo, me volvi maligno, terrible y empece a sentime alargado, plano, un dia no pude verme mas, mi cuerpo, mi fuerte cuerpo desaparecio para siempre, no sabes cuanto lo extraño hoy, y tuve que usar siempre este tipo de ropas para que me pudieran ver, el temor de mi gente crecio y en secreto planearon asesinarme, mas yo lo supe, y con el pensamiento llame a Sauron quien al poco tiempo aparecio, ya no como un elfo, sino como un terrible caballero oscuro y dijo que necesitaba mi pueblo para conquistar por fin para su amo lo que le pertenecia por derecho, me conto historias de un destierro y de dioses orgullosos que no le perdonaron a su amo el deseo de crecer en poder y crear al igual que quien les creo, me contaron lo injustos que fueron, mi corazon se lleno de ira y jure servirle aunque de nada hubiera servido negarme, me pidio mi anillo, se lo entregue, pero ya no importaba, el daño estaba hecho, era un espectro. Entonces llegaron ejercitos de orcos, lo que le hicieron a mi gente fue tan espantoso que aun hoy siento verguenza por eso, no, no fueron asesinados, fueron torturados y obligados a cruzarse como bestias con orcos y miles de horrorosas cosas mas, alli dude, pero ya era tarde, todo estaba consumado.

Conoci a mis hermanos, los otros nazgul, reyes de lejanas tierras como yo, grandes hombres fueron, terribles seres de la oscuridad, cuando estaba junto a ellos me sentia invencible y lo fuimos y habria mucho que contar, pero seria necesario varias noches con sus dias para relatarla. Luego nos dio ordenes a cada uno

Mi orden fue conquistar el lejano oriente y lo hice, dure mucho tiempo por alla y murio mucha gente bajo mi terrible poder, mi Señor me dio una terrible cabalgadura con una de sus mascotas preferidas y pude volar y ante mi presencia los mas grandes ejercitos huian.

Un dia aparecio Sauron, o lo que quedaba de el, pues habia perdido su forma fisica, estaba destruido, desolado, la tristeza de un dios es mas grande que la tierra media, tenia un dedo menos, me dijo que su anillo le habia sido robado, pero con valentia y orgullo me dijo que renaceria, que empezara reunir ejercitos que me llamaria y se fue.

Cumpli sus ordenes y no supe mas de el por largo tiempo pues me aleje bastante y llene de terror ese mundo que no se cuenta en las leyendas.


El Nazgul suspiro, “suspiro?”, penso Pietro, “No, solo es mi imaginacion”.

- Se arrepiente? - pregunto el mediano.

- Arepentirme?, nunca lo he pensado, tal vez si, pero acaso importa? - respondio el Nazgul.



Un dia me llamo nuevamente y acudi, su terrible forma era la de un ojo envuelto en llamas sin parpado, mas todavia era poderoso, me dijo que su venganza se daria pronto y que para poder llevarla a cabo necesitaba de nuevo su anillo, me otorgo una nueva misión en la que deberia ir con nuestro capitan en busca del anillo y fue asi como parti en busca de lo que en esa epoca se conocia como “La Comarca” y conoci a los Hobbits, yo fui quien casi los atrapa en el camino, los senti, los olfatee y si no hubiera sido por esos elfos mi señor hubiera recuperado el anillo, luego en la Cima de los Vientos por poco se escaparon con ayuda del maldito descendiente de Isildur, y luego en el Vado de Rivendel nos ataco ese Alto Elfo y el poder de uno de los tres anillos elficos nos detuvo.

En fin, para que contar la angustia que vivimos al no poder recuperar el anillo, mas nuestro amo, demostrando gran benevolencia nos dijo que de todos modos lo tendria, que seguramente el anillo seria llevado a Minas Tirith y que destruiriamos esa ciudad y pronto la Tierra Media seria nuestra.

Fue asi como concentramos nuestra atencion en la ciudad de piedra y olvidamos que incluso el mas pequeño puede cambiar el destino de los grandes.


El Nazgul callo y se acerco a la ventana, la ciudad hervia con su noche, la gente robaba y asesinaba por comer.

- Siempre me pregunte si existiria un mal mas grande a de Sauron, y me doy cuenta que existe, es el mal de los hombres, cierto es cuando el me dijo que temia a los hombres pues ellos se parecian a el - dijo el Nazgul.

El Hobbit suspiro, tenia hambre y por la ventana entraba un olor a chorizo que seguramente cocinaban en una casa cercana, y seguro que el nazgul no necesitaba comer, pero el era un Hobbit y eso de dejar de comer es malo para la salud, ya lo decia su tio.


Por fin Sauron se decidio a atacar a Minas Tirith y en su odio olvido a los demas, mando un ejercito a Rohan para evitar que ayudaran a Gondor mas no previo muchas cosas, olvido a los woses, olvido que habian otros caminos para llegar a Gondor, olvido cazar al descendiente de Isildur quien tenia muchas profecias que cumplir.

El dia anterior al sitio mi amo requirio mi presencia, me dijo que estaba seguro de ganar asi que no temiera mas siendo yo su preferido entre todos sus nazgul (incluso sobre nuestro capitan) me devolveria el anillo y mientras lo tuviera asi el fuera derrotado yo sobreviviria.
De alli en adelante tu sabes mejor la historia, fuimos derrotados, mi capitan muerto por una mujer y un Hobbit, nuestras tropas derrotadas por muertos, jinetes y lo que quedaba de Gondor , mi amo derrotado por un Hobbit y uno casi igual a nosotros....

Fue asi como llego a su fin Sauron el magnifico y mis hermanos, mas yo no, el poder que tenia mi anillo me permitio sobrevivir a eso, disminuido y aterrorizado me escondi lejos donde nadie me pudiera ver, si bien es cierto que inspiraba terror, tambien es cierto que era debil, asi que hui y cuando aparecia ante mortales se me confundia con fantasmas y apariciones de muertos.

Y asi vi como la Tierra Media evoluciono, vi el PalantCine, vi la PalanTV, los transportes de combustible, las maquinas voladoras, las universidades, la nueva Numenor, la luz electrica y tantas cosas que me maravillaron, mi corazon perdio gran parte de su negrura y desee volver a ser mortal, muchas veces mire a los niños humanos jugar y queria hacerlo con ellos, la inmortalidad no fue el mas grande don, fue la peor de las condenas y decidi acabarla.

Recorde las palabras de Sauron: Y recuerda Jamas te quites el anillo, alli esta la fuente de tu poder si yo y el unico son destruidos.



- Y que hizo? Se lo quito? - le pregunto el Hobbit.

- Aun no, sino no podria relatarte esto - contesto el nazgul - morire, claro no se que pasara con mi alma si aun tengo, cuando me lo quite, pero no queria hacerlo sin contarselo a alguien y dejar alguien que custodie este objeto.

- Custodiar? El anillo? Y porque he de ser yo quien lo custodie? - dijo El Hobbit parandose de la silla y alejandose a un rincón.

- Quien mas puede serlo? Fueron los Hobbits quienes acabaron con mi amo y mi capitan, solo tu podrias ser lo suficientemente fuerte para guardarlo, adios Mediano, si tengo salvación nos veremos en el lugar destinado para nosotros - dijo ironicamente el Espectro.

- Espera! Nooooooooooo!!!!! - grito el Hobbit.

Pero era tarde, el espectro saco su anillo y desaparecio dejando caer su ropa, el hobbit se acerco y sobre la tunica algo brillo, era el anillo, Pietro lo tomo y lo miro de cerca, era sencillo tal como habia dicho el nazgul, penso en botarlo y sin darse cuenta lo guardo en el bolsillo.

Bajo a la calle y vio unos tipos mal encarados se acercaban a el, el Hobbit se asusto y sin darse cuenta su mano fue al bolsillo y deslizo el anillo en su dedo.

Los maleantes huyeron asustados, su proxima victima habia desaparecido como un fantasma...


Febrero 10 del 2001
Turin Turambar
Jaime Diaz Uribe

18 ago. 2007

Mi Fantasma

Allí me encontraba yo sentada en el piso frio de este cuarto, allí estaba yo, cansada de luchar y de esperar, ya no tengo mas lagrimas…creo que se me acabaron.

Continúo sentada….a pesar que esta habitación es gris y fría la quiero, ha sido mía por un tiempo, pero se que ya no debo estar aquí…

Tomo un aliento, intento levantarme pero no puedo, el miedo a saber que me voy me detiene y vuelvo a respirar, esta vez con mucha mas fuerza y logro ponerme de pie. Miro a mí alrededor, tengo un dolor en el pecho, es el dolor de la despedida.

Hoy decidí que este cuarto será solo un fantasma que me acompañe y me recuerde lo que quise que fuéramos, solo tengo que girar la perilla y abrir la puerta….

16 ago. 2007

Y la palabra es...

15 ago. 2007

Mayahuel

“Embriagada por culpa de su insípida inocencia,
confundió el dulce sabor de un temprano amor con el amargo sabor de su
trágica impaciencia.”

Fabián llegó montado en su caballo blanco a la puerta del polvorín en el que aguardaba con ilusiones Mayahuel. Su camisa de algodón desabotonada dejaba ver una cadena de plata en la que pendía su fe, llevaba consigo su sombrero, su fuete y un cuerno hasta el borde de la bebida que llamamos pulque.

Después de muchos tragos, Mayahuel, embriagada quizás por una extraña fiebre provocada por el calor e inquietud natural de su edad, mezclada también con los propios del mes de julio, continuaba bebiendo de aquel elíxir mexica que hacía ver visones y hablar en náhuatl.
El encuentro era por demás inverosímil, los colores de los cuerpos desnudos contrastaban en las paredes de aquél cuarto blanco pues la palidez del hombre hacía que se perdiera en aquel fondo y en cambio Mayahuel resplandecía con las luces y sombras que iluminaban su virginal cuerpo.
Aquella niña morena y frágil, de pequeñas facciones, cabello negro y lacio, mexicana hasta en sus dientes, parecía ser sacudida por un fantasma que al final de la tormenta expulsó el color de su piel y el parecido de esa sustancia con la bebida que la embriagó fue tanto que llegó un momento en el que le pareció poesía.

Se habla de un color y un sabor muy similar al de la bebida ritual, mágica y espirituosa de nuestros antepasados, aguamiel que se extrae de la flor del maguey, esa que embriagó y sometió a los conquistados. Hoy hace de Mayahuel lo que hizo con ellos, hoy escalda su lengua, embriaga su mente, somete su alma y conquista su cuerpo.

Fabían dejó a Mayahuel sucia e inconsciente, recostada por no decir tirada en la tierra frente a la cortina de su casa y mientras la madre abría la puerta, caballo y hombre huían.

–¡Por Macuiltochtli Santo! ¡Mayita, pero qué te han hecho!

Hoy, el roble feroz y blanco del hacendado exhortó a la niña a ser parte de él, embriagada por culpa de su propia inocencia, traicionada por el amor y la confianza que brindó al güero de ojos verdes, permitió que confundiera el dulce sabor de un temprano amor con el amargo sabor de su trágica impaciencia, y más aun de la impaciencia de aquél hombre blanco hambriento de piel morena que no hizo más que fecundar con su fermento extraño y podrido a aquella pequeña niña mexicana.­

14 ago. 2007

Tiempo Inútil.

Habían pasado varios días en los que EL se dedicó de lleno a su trabajo, inmerso en sus ocupaciones, sumergido en nuevos proyectos, tareas, reuniones, con el fin de no darse permiso para extrañarla.

Sin embargo, su faceta de adicto al trabajo, una vez más estaba fallando, eran demasiados días sin sentir su sabor de mujer, demasiados días sin oler su cabello, sin admirar la piel de sus hombros descubiertos, sin verla sonreír en la mañana al despertarse junto a EL.

Eran demasiados días.


…Y a pesar de su fallido intento por no echarla de menos, por no necesitarla; ELLA no se alejaba de su mente. De nuevo sentía ese vacío en el pecho, que siempre aparecía cuando insistía en alejarse.



Era demasiado tiempo sin ella. Ese tiempo que EL siempre ha creido necesario para olvidarla, pero que finalmente solo es útil para darse cuenta de lo que realmente siente por ELLA.

Alejandro y Sofía

¿A quién se le ocurre salir con un perfecto extraño que te cae mal y que te provoca sentimientos de odio y resentimiento cada vez que lo ves? A mí!!! Mi nombre es Sofía y si, me enamoré de un perfecto extraño que para variar, también es un perfecto idiota. Lo conocí en la fiesta de cumpleaños de mi amiga Luna; para ella, el tipo se ha convertido en uno de sus mejores amigos, para mí, el tipejo es mi peor pesadilla y para serles sincera, sólo he sido "amable" con él por el amor que le tengo a Lunita.

Yo no sé en que momento se apareció este hombre en mi vida para hacerla de cuadritos, o de rayas, o de rombos azules con amarillos encerrados en cuadros multicolores. Lo odio, simplemente por el hecho de que existe y que últimamente su mayor afición es burlarse de mi y llevarme la contraria en todo lo que digo. Todo iba extremadamente bien mientras los dos nos enfrascábamos en nuestras insulsas peleas cada vez que nos topábamos en cualquier parte, porque sí, ahora también me encuentro al patético de Alejandro hasta en la sopa y no importa que ésta sea instantánea, él de alguna u otra manera logrará aparecérseme para alborotarme el día y amargarme el almuerzo. El problema de ésto y la razón por la cuál lo odio más, es simplemente por que el muy pelmazo además de todo es tan... perfecto... si no fuera por sus ojos azules como el cielo, por sus labios carnosos y sensuales, por sus brazos perfectos para encerrarme en ellos y por su inteligente forma de insultarme y llamarme tonta, en serio lo odiaría. Pero desconozco el día en que dejé de detestarlo y hacerlo a un lado, para admirarlo y descubrir sus cualidades; muy mala idea, si me preguntan, pero el destino sabe lo que hace y yo mientras tanto seguiré oponiéndome hasta que ya no pueda interponerme más en sus designios.

Lo más absurdo de esta historia no es el hecho de que de la noche a la mañana, una mujer tan hermosa e inteligente como yo, haya puesto los ojos en un hombre creido, manipulador, inteligente y apuesto como él. Lo más insólito es haberle aceptado una invitación a salir y haber quedado rendida a sus pies. No tengo perdón de Dios, lo que tengo es ganas de estrangularlo, de cortarlo en pedazos y tirar sus restos a los cocodrilos, lo que tengo es... es... lo que tengo es que estoy enamorada de ese grandísimo pendejo.

No sé como no se me pegó la sarna cuando lo abracé, no sé cómo no se me pegó la lepra cuando agarré su mano mientras caminábamos bajo la luz de la luna, no sé como no se me derritió la boca al besarlo. Porque esa boca... tibia, entrabierta y rosada, esa boca me dejó loca, y sus besos... largos, apasionados, juguetones y eternos, esos besos saben a gloria.

Mi nombre es Sofía, tengo 18 años y esta es la historia de como me enamoré de él, de sus ojos como estrellas, de su sonrisa perfecta, de sus labios húmedos, de sus brazos fuertes y enormes. Esta es la historia de como me enamoré de Alejandro, un perfecto idiota que acabo de conocer.

Sabia a ti.

Fue esa mañana fría de aquel miércoles.

En el que me levante y mire por la ventana, llovía y me mire al espejo, vi a alguien de cabellos revueltos y sueños rotos, vi a alguien que sabia que el mundo había girado y el se había quedado atrás.

Y me bañe, desayune y lave mis dientes, pero incluso, cuando solo en aquel restaurante almorzaba me di cuenta que aun mi boca sabia a ti.

Termine mi almuerzo y supe que era un buen día para morir...

11 ago. 2007

Sin Sabor.

El cuerpo se levantó de súbito con ayuda de las manos que lo jalaron para si y lo olfateó como perro de cacería. Estaba tibio y hundido en el profundo letargo causado por los siglos de cansancio. Sabía que jamás despertaría, asi que con delicadeza, quito los mechones de cabello que le cubrían parte del rostro pálido y lo admiró.

Volvió a olerla, ahora enfocándose en la base del cuello que recorrió hasta llegar a su oreja y en bajada, se detuvo en la nuca donde el olor cambió sutilmente y cerró los ojos. Si aquello hubiese sido agua, esta se habría terminado, pues la respiraba con avidez, con deseo que sació hasta no poder oler más y la abrazó.

Creyó llenarse de aquel cuerpo, consentir a sus sentidos, y justo cuando la recargó en la almohada para dar la vuelta y por fin marcharse, miró su boca entreabierta.
Le olió el aliento y sin más, la besó. Sus labios se juntaron, sus ojos se cerraron y cuando creyó que ya podría partir con ella en cuanto despertara, cayó en cuenta que no tenía sabor, que había sido como besar el aire, como si no hubiera pasado.
Entonces, se marchó.

Sentidos Vacíos

El ruido del jardín lo despertó; los pájaros cantaban mientras podía escucharse a lo lejos el bullicio de la gente en el parque cercano. Vio que el reloj marcaba pasadas las diez y sabiendo que no podría volver a dormir decidió que dar una pequeña caminata le ayudaría a despejarse un poco.

Bajó a la cocina y se preparó un sándwich ligero que lo acompañó con un jugo de naranja instantáneo; lavó y ordenó lo poco que había utilizado y luego de arreglar dos o tres cosas más subió para arreglarse y salir a caminar. Encendió la radio y las notas parecían no producir efecto en él; sin inmutarse entró a la ducha mientras la música inundaba la habitación. Se bañó de manera mecánica; últimamente las cosas le parecían simples, vacías. Se arregló de manera informal y tomando su teléfono móvil y billetera se dirigió al parque.

Cuando llegó pudo ver que todos los juegos estaban repletos, niños, parejas, familias iban y venían por todas partes; incluso ese paisaje tan colorido no hizo mella en su carácter, compró un refresco en botella y decidió llegar hasta el lago que se encontraba en la parte más alejada del parque, solía ir allí cuando buscaba pasar un rato solo con sus pensamientos; caminó y vio sentada en una banca a una joven que se entretenía leyendo un libro y perdiendo la vista a lo lejos en el lago.

Se detuvo por un instante mientras veía a la muchacha, llevaba esas faldas y blusas tipo hippie, unos lentes y el cabello suelto que lucía con cierta coquetería; cerró los ojos un momento esperando que al abrirlos esa imagen no desapareciera como los espejismos del desierto.

Con paso indeciso decidió acercarse a la muchacha, intentando no hacer ruido para no asustarla; de un momento a otro ella miró por donde él venía y luego de una fugaz sonrisa apenada volvió a bajar la cabeza y se concentró nuevamente en su libro. Sintiéndose como un niño pequeño que habla por primera vez con esa niña que le gusta caminó hacia donde ella se encontraba y tomando todo el valor que pudo dijo:

– Hola, ¿Qué tal el día? – ella alzó la mirada y volvió a sonreír. Estando frente a ella pudo ver que sus ojos eran transparentes y su sonrisa sincera que le daban a su cuerpo un aire casi celestial. Supo en ese momento que no querría buscar a nadie más; estar junto a ella le devolvería el sabor y color a la vida y sabía que sería capaz de hacer hasta lo imposible para hacerla verdaderamente feliz. Y desde ese momento todo fue diferente.

7 ago. 2007

asi sabe la vida!!!!

mientras la veia en aquel lugar sola, como un niño pequeño ve un juguete, o un viejo vagabundo ve un plato de sopa, la observe solo estabamos ella y yo. Yo con ganas de estar con ella entre mis manos y ella completamente desnuda, la agarre lo mas fuerte que pude para sentir que era solo mia, le pase mi lengua por toda su existencia, su sabor no se podia describir, cuando depronto, Mierda!!!!!!!!!!!!! si a pura mierda sabia a mierda la HP colombina, seria por eso que la botaron en el medio de ese parque, bueno total, busque el emboltorio de ella , la vesti, la meti a la caneca, y me fui, de esto aprendi mucho, nada que este solo y parezca increible puede ser realidad, y cuando lo es y estas en lo mejor llega algo inesperado y la vida te sabe a mierda.

5 ago. 2007

Sabor a Tí (II)

Ni el frío cortante de la noche ni la persistente llovizna helada eran capaces de disipar la sensación de urgencia, esa angustia que se había instalado en su corazón y en su garganta desde la noche anterior, desde cuando la dejó dormida, desnuda, bella y peligrosa, y feliz. Esa misma angustia que le hacía llevarse los dedos a la nariz para sentir el aroma de piel y cabello, que le recordaba esos maravillosos sabores íntimos – a boca, a lengua, a pezón, a éxtasis – que conocía tan bien, pero que hoy quería sentir otra vez antes de que fuera demasiado tarde. Hoy cumpliría su promesa: con ese pensamiento apretó con más fuerza el acelerador de la motocicleta. Tras tanto tiempo nunca la había visto tras el rostro que casi todos conocían, y era hora – era, de hecho, urgente – desvelar todos los misterios, llenar todos los vacíos. Decirle que la amaba. De nuevo esa angustia atenazante hizo sentir en su pecho y en su garganta inconfesables instrumentos de tortura, y de nuevo combatió la tortura a través del recuerdo. El recuerdo de un beso. La textura de unos labios. El sabor de una boca que amaba para siempre. Embebido en recuerdo y deseo cerró los ojos por un instante infinitesimal. Suficiente para que dos luces enceguecedoras, metal y asfalto acabaran con la angustia, con la urgencia y con todas las otras sensaciones. Excepto el sabor recordado de un beso final.

3 ago. 2007

PRESCRIPCIÓN

Toda esta corta vida me alimente de cosas mundanas, sabores de siempre; sopas, arroces blancos, frituras, todo esto regado con aguas de colores y fermentos de antaño. Voy me hago unos exámenes y por tener y que alto el colesterol el médico va y me dice,

    -Debes dejar de comer esas cosas que usted acostumbra; no más patees con galletas saladas, cremas de cebollas, jamones serranos y truchas en papillote; no más vinos de cosechas ni peach melbas, ni tres leches, ni...
Mientras lo oía hablar la boca se me hizo agua. Hoy lo encontraron en el consultorio. El forense dictaminó muerte por asfixia: - como sí se hubiera ahogado en un mar de deseos -.

LA PERSISTENCIA DE LA MEMORIA.



Domingo la esquina de la calle se abre para tragarse sus pasos. La imagen fija de sus pies descalzos, pisando el tapete rosado que dejan los robles cuarenta días antes de la cuaresma. Llovían flores. Como hace veinte años cuando no se cansaba de ser niña. Los días felices irse al pueblo internarse semanas enteras en comunión con los yuyos los cucharos, las hicoteas y el olor a leña de la comida recién hecha. Días de caminar entre algodonales, tabacaleras, de matar el sopor de marzo en arroyos de agua dulce, días de escuchar a los mochuelos cantar canciones de miedo en los montes de Maria.

La memoria navega traicionera entre voces que se alejan con los años, La felicidad definitivamente se esconde tras el manto liviano en los recuerdos de la infancia.
A estas alturas la ciudad ya se había tragado muchas de esas cosas que la hicieron tan honesta. Hacia tres años que su nana no estaba a su lado, su unión al mundo real se había perdido, aunque la visitara de vez en cuando en uno que otro sueño premonitorio. En aquel septiembre de luto, lagrimas eutanasia mala vida y buena muerte. Se mantuvo, inmóvil vida y muerte paseaban juntas a un mal amor que le carcomía el alma. En ocasiones el dolor era tan grande que se le atravesaba en la garganta como una espina, en fin hizo de la nostalgia la mejor manera de vivir; Siguió caminado descalza por largo rato, las flores seguían cayendo en tormentas irrepetibles en mucho tiempo, su cabeza siempre mirando el suelo, sin miedo ni vergüenza. Solo recorría la cara de las personas que ya no estaban. Incluso la cara de aquel ser que en la vida quería volver a recordar, aunque para ese entonces el sentimiento era mutuo, superar el maltrato, los golpes, el secuestro a puertas abiertas, la jaula que se había vuelto pájaro, ya no sabia que hacer con el miedo.

No era fácil intentar dormir una noche entera sin el Sabor del alcohol y las pastillas, la ayuda ocasional la convirtieron en viajera frecuente del valium y la ginebra. Nadie te puede conocer más que tu mejor enemigo, así fue como Efraín salio de su vida con todas la de la ley, dejándola en la calle sin un peso y embargada por el banco, los moretones en la piel no son graves comparados con los que se dejan en el alma, nunca llegaran a ser tan nefastos, como fuera la procesión le iba por dentro, su entereza y terquedad no le permitían doblarse gritar o golpear con la brutalidad animal de Efraín, por eso se refugio en las pastillas el alcohol y la hierva..el viaje con Kundera, mutis, García Márquez le había comenzado a los quince años, estos eran pues sus copilotos de aviación, mientras tanto seguía durmiendo sola en su cama doble, no por falta de voluntarios si no por falta de voluntad.

Esa noche de brisas propias del caribe mientras observaba los robles casi doblarse como palmeras, cayo en cuenta de que hacia doce meses se creyó el cuento de enamorarse del loco, el poeta de la manía compulsiva de un hombre por el que siempre se sintió juzgada por su condición de origen humilde y su creatividad desbordada. Así eran las noches de sophia interminables mezcla de fluidos sudor, saliva, y semen. De promiscuidad, malas promesas, perdones creídos y engaños olvidados, se tragó el cuento en nombre del amor, de callar soportar y poner la otra mejilla. A sus veintidós años se vio preñada de este animal, todo indicaba que la historia de la madre soltera se repetiría, para el la solución fue fácil, los motivos suficientes, no tenia trabajo, los hijos cambian todos los planes, responsabilidad pañales con mierda, vómitos y orines llantos en la madrugada. En fin sus fluidos por otros que no le pertenecían. Siempre hay mas razones para tomar el camino corto que enfrentarse a la realidad.
En conclusión la llevo a una clínica de estas que se mencionan en las noticias de los diarios y que el gobierno se niega a aceptar que existen.


Sophia estaba en el quirófano, en medio de la mala anestesia escuchaba a los médicos hablar de impuestos el ultimo partido de fútbol local y el costo de la matricula en el colegio caro del hijo del ginecólogo. Nadie el dijo que eso iba a doler, aunque ella espero que le doliera todo lo que fuera posible. El dolor no era en el útero, se le había trasladado a la conciencia. La vida no sería nunca más como antes, ya no vería sus ojos en otra persona que no fuera ella. El alma se le escurría a través del catéter y la cánula de succión. Hasta las vacas tienen más dignidad en un matadero. Pero esto es mas frecuente de lo que la mayoría de las niñas de bien acepta. Minutos antes en el lobby de la clínica se había encontrado con una chica que vivía en el barrio, ambas no tuvieron mas remedio que agachar la cabeza y pretender que no se conocían;

Esa noche quedo grabada en el rincón mas oscuro de su vida. Y todo debería agradecerlo a la valiente paternidad de Efraín. Fue ese día cuando el amor se le convirtió en odio. Cuando descubrió que era capaz de odiar como la misma pasión con la que ama. La misma entrega, e incondicionalidad ahora eran asco. Le soporto un tiempo mas las borracheras, drogadas y affaires con sus actrices de quinta categoría. La promesa te haré famosa reconocida y bla, bla, bla. Una de esas noches la dejo encerrada en la habitación 68 de aquel asqueroso hotel donde vivian a ratos . Nadie acudió a sus gritos ni suplicas nadie tumbo la puerta al piso, mientras el de pura amargura la encerró para que sophia no se encontrara con su madre. Días antes conoció a un forastero la plaza de santo domingo, el se acerco a preguntar una dirección mientras ella leía uno de sus libros favoritos, ´Abdull Bashur soñador de navíos.´´ como Abdull quería dejar atrás toda esa vida. Por dios algo inverosímil solo tenía veintidós años y tenia que volver a comenzar.

El rostro que miraba en el espejo cada mañana le parecía totalmente desconocido. Una mujer mayor habitaba ahora esa piel trigueña esos ojos negros esa fragilidad aparente que poseía. Una y otra vez preguntaba ¿como había llegado a ese punto? ¿A que horas la vida la maduro a palos?. Como simplemente no se murió la noche en que decidió dejar de respirar en la bañera. Mientras tanto en casa mamá creía que su hija era feliz. Que andaba con un loco pero que la amaba. Él que se llevo tan pronto a su hija, la niña rebelde que aprendió a cocinar por ensayo y error. Que nunca iba a la iglesia que andaba con la misma maleta entre cada ciudad costera del país. La que correteaba olas en los tiempos mas felices. La que ya no volvería.

Ese veintidós de noviembre sophia acompaño a Alejandro a encontrar la dirección de una casona muy vieja en el barrio de san diego parecía que la quería comprar o que se la querían vender a buen precio. Luego caminaron un rato por el centro histórico de la parte vieja de la ciudad, tomaron café en el plaza simón bolívar y como él no conocía a nadie quedaron de cenar esa noche a el un restaurante que tenia fama de ser el mejor de la ciudad. Simplemente a ella le pareció un tipo simpático, y culto. A el que era mujer muy joven para estar casada. Al final de la cena esa noche Alejandro le pidió que lo acompañara al día siguiente a mirar otras casas pues ella era una guía muy eficiente. Esa noche mientras hablaban de Vivaldi y Chopin compositores poco escuchados en el caribe Alejandro noto que en sophia una belleza marchita esa especie de aura misteriosa; en las personas que no lo dicen todo. Se sintió atraído hacia ella pero no le dijo ni le dejo ver nada. Como siempre la casualidad la seguía. Terminaron la ultima copa de vino blanco y el se dispuso a acompañarla hasta su hotel en la avenida Santander , ella le dijo que no hacia falta que primero se quedara el a dos cuadras y que ella mañana le recogía para salir a ver las otras casas. Había química era evidente pero también disimulada. Por ambos, cuando tomaron el taxi en la esquina de la plaza de san diego no acababan de subir al carro cuando de la nada salio Efraín , le abrió la puerta derecha donde iba sentada ella y casi la toma del brazo, él taxista sabiamente arranco para evitar lo que luego sucedió.

Efraín se veía muy borracho. Y con los ojos ardiendo de ira., Alejandro no imagino que el amante de esta mujer tan especial era ese. Le pregunto entonces –¿le conoces al tipo ebrio?- si - entonces sus ojos cobraron ese tono de angustia ella le dijo que no se preocupara que todo estaba bien que al llegar le explicaría. – la tan consabida frase*- las cosas no son como parecen- .
La noche transcurría en medio de la normalidad en la ciudad, sophia se bajo unas cuadras antes para concretar que iba a decir y como y cuando La brisa fuerte que entraba a la avenida desde la bahía no la dejaba caminar con facilidad. Llevaba suelto su cabello negro, y la sensación de que algo inevitable sucedería. La luna llena en el fondo oscuro del agua le decía que esa noche el demonio estaba suelto.
Llego a la puerta de la habitación toco dos veces, recuerda que fue un sonido seco y penetrante. El sonido justo de enfrentarse a la bestia. Ella había intentado abandonarlo cuatro o cinco veces en el pasado, pero siempre regresaban con las promesas de que todo seria mejor, no más alcohol no mas debutantes de actriz. No más mala vida. La puerta estaba abierta las luces del cuarto a la mitad, el la esperaba desnudo sobre la vieja cama. Su respiración era fuerte su ira retumbaba en las cuatro paredes. Ella se acerco sigilosa.- puedo explicarte todo- las cosas no son como crees- mientras el se levanto y de una patada la mando al suelo. –Puta – le decía- siempre supe que me engañabas- puta- ella en posición fetal gritaba para que no la golpeara más .

Él seguía dando patadas y puños. Nadie vino a ayudarla. Como siempre los vecinos no intervienen en esos asuntos. Acto seguido le arrebato la billetera la halo del cabello hacia fuera del cuarto y le tiro todas las cosas a la calle. Por ultimo le grito. ‘’’me alegro de haberte hecho abortar ese hijo, de puta’’.
A sophia se le quebró el alma, la vida, las ganas, recogió lo que pudo del piso, sus cuadros sus lienzos su corazón. Fue al teléfono público y llamo a la primera persona que recordó en esa, madrugada de odio. –¿ Me prestas cinco mil pesos?. – ¿quien habla?- soy yo sophia-¿ y por que lloras? - puedo dormir esta noche contigo?.. Alejandro seguía sin comprender hace unas horas la había dejado bien nunca imagino las cosas que ella le contó cuando llego donde él.

Esa noche simplemente se dedico a mecerla como cuando el era niño y le temía a los truenos.
¿Como termino él en medio de esta historia?. Ella mientras tanto con sus morados en el rostro y sus heridas en el alma se preguntaba¿ que diría en casa?. Días después seguían frecuentándose ella supo que Efraín ahora vivía con su adquisición del momento. La cercanía entre sophia y Alejandro se hizo fuerte. En ocasiones hacían el amor pero nunca fue como antes, el sentía por ella ese tipo de compasión por el desvalido, La compasión para sophia era de los afectos que más ofenden. Así estuvieron durante un tiempo pero Alejandro a pesar de estar a su lado se sentía distante, había algo que ella nunca logro comprender. el nunca decía nada, no prometía , no esperaba era como estar con un muerto en vida.

Hasta que finalmente el tuvo que regresar a su país. Partió como todo lo que pudo ser y no fue . Solo dio las gracias dio media vuelta y hasta el sol de hoy no se han vuelto a ver.
Ella regreso a casa de su madre. Dio las explicaciones del caso. Sola sin un centavo, otro separación más de una unión de adolescentes. El aire en la casa materna la ahogaba. Las preguntas constantes de la madre, los comentarios de los tíos y primos. En fin recordó por que se había marchado tan temprano de casa. Saco fuerzas y dinero de donde no había y se marcho a la ciudad luz. Con sus pinceles y lienzos con sus tizas para pastel. Y sus cartones para retratos. Comió kebabS Y zawarmas a diario, dormía en casa de conocidos por 3 o cuatro días, también en pensiones y alguna noche en el metro. Pero eso era mucho mejor a estar nuevamente en el infierno. . Esa tarde de verano su alma se encontraba perdida en algún lugar del los algodonales y las tabacaleras, la fé es algo importante. Es la certeza en lo que no se ve.

Bebía vino por agua. Para poder dormir. Fumaba para poder despertar. Caminaba para no congelarse, era un zombi. Se dispuso a leer un libro que le había regalado un colega. Cuatro años a bordo de mi mismo. El primer párrafo tan apropiado como siempre que los buenos libros caen a la voluntad de dios.*la noche esta sola, sola como la luz abandonada sobre el mundo, extendida sobre muchas ciudades, muchos campos, bosques, islas, mares aldeas en la ciudad la acompaña la otra soledad la de las lucecitas pequeñas de las bombillas eléctricas la de los cigarrillos taciturnos, dormidos en las manos fatigadas de la madrugada.

la noche entonces estaba sobre ella y se la fumaba en bocanadas de olvido. Ya la lágrima corría sobre su mejilla como de costumbre hace algún tiempo. La soledad es la mejor trinchera para no dejar pasar nada que te lastime. Paso de ser crédula con pasión a escéptica con cinismo.
Definitivamente debía regresar a casa. Ya extrañaba el olor a sal, la algarabía de la gente, el sentimiento de estar donde le conocían. De pronto como todas las cosas importantes sintió que alguien le hablaba al oído. Una voz que nunca antes había escuchado pero que sin asombro reconocía. Se petrifico no volteo a ver, no fue capaz de sonreír por cortesía, ni preguntar, pero esa voz tenía rostro y dueño.

Un galerista de Saint Michelle. Que le había visto un par de cuadros en el mercado de las pulgas donde se ponía a mal vender un trabajo impresionista excepcional se acercó con la excusa de proponerle una temporada en la galería. Sophia jamás había tenido una exposición, era su sueño callado y secreto. Su ilusión que a nadie importaba. Y a veces ni a ella misma. Pintar era como respirar como, comer. Una necesidad insaciable y lujurica. La manera de hablar sin palabras, en imágenes. La explosión orgásmica del color y la forma. El tributo a su alma de mujer. Como todos los hombres este tenía una segunda intención que en realidad era la primera, había estado buscándola por meses hasta que aquel colega que le dio el libro le dijo que podía encontrarla por las tardes en la coupole. Y así fue, la cara de sophia le trastornaba la vida, él no sabia explicar porque desde que la vio se sintió tan extraño pensó que era capricho, juegos del destino. Pero solo él podía ver a través de los ojos negros de sophia.
Ella sentía una intranquilidad particular cuando hablaba con él, esa sensación de algo inevitable que ha de suceder... advertía en su carácter indómito el misterio de quien no quiere que se sepa más de lo necesario. La distancia de quien se defiende de un posible predador. El escepticismo de quien ha perdido la fé. Entonces un paso a la vez y con la decisión terca de sus proyectos, se mando en caída libre a amarla. Y Sophia no entendía

justamente lo que pasaba, lo que el quería, lo ella esperaba. El miedo la hizo huir justo cuando los cuadros estaban en la noche gala de su primera exposición. A esa hora iba rumbo al caribe. Y los duendes que habitan en la quimera de las vanidades se quedaron con las ganas de ver a la autora de la pasión sobre el lienzo. Ella solo quería retornar a la hamaca vieja , ver anochecer tras las olas de mosquitos y el sonido de los sapos en el arroyo. Pero el tiempo hizo lo suyo. Él le escribía a diario. Ella leía y no respondía. Se sentía angustiada inquieta. Algo le faltaba. El tiempo se le escurría entre las grietas de la memoria y el pasado por primera vez no dolía. La persistencia de su memoria se perdía en la persistencia de una nueva ilusión ella desconoce el futuro (afortunadamente). El miedo la hizo huir. Pero el amor puede hacerla volver……..

2 ago. 2007

La nostalgia del caimán

No todo es lo que parece,
y no olvides que la verdadera felicidad
está en disfrutar las pequeñas cosas de la vida


Cierto día, a orillas del río Amazonas se encontraba el caimán disfrutando de una soleada tarde en su hamaca cuando escucha una fuerte algarabía que proviene de la cima de un árbol.

Todos sabemos de la calma que caracteriza a los caimanes, parecen flojos pero lo que nadie sabe es que son muy inteligentes.. -¿O porque crees que por mucho que se corra siempre alcanzan a su presa?-

Nuestro personaje, que era muy particular tenia un gran secreto que lo hacia una persona reservada y muy conocedora y como todos los animales de la selva le temían solo había conseguido la sincera amistad de un mono al que no se había comido en una ocasión porque estaba interesado en conocer nuevos sabores

El mono, con sus monerías y sinceridad se había ganado el corazón del caimán a pesar de lo irritante que este podía llegar a ser. Nuestro amigo era algo así como el noticiero de la mañana -por no decir chismoso- y esto era evidente pues siempre había querido ser presentador de noticias del radio noticiero cadena animal.

El caimán que reconoció el ruido que provenía del árbol, abrió su enorme boca al tiempo que sacudía las hojas que habían caído en su cuerpo, mientras escuchaba una voz con aire de reproche que le dice "ya te he dicho que nunca me tragaras porque tengo experiencia saltando entre arboles", a lo que el caimán responde: "erda, viejo mono tu sabes que me dolería mucho verte estrellado contra el suelo" y suelta la carcajada

El mono, acostumbrado al humor tan sarcástico de su amigo caimán le dice: "Vine corriendo a informarte de un animalucho raro que ha llegado de mas allá del otro lado del río, con un acento todo raro y de apellido Alemán, dice que es muy sabio y que tiene la cura para los males de la selva."

El caimán, intrigado salto de la hamaca y se dirigió a la plaza de la selva, un poco más serio de lo normal y con pasos dominantes y seguros, meneaba su cola en señal de amenaza contra el forastero.

Durante todo el camino el caimán pensaba en quien podría ser el charlatán que vino a alterar la tranquilidad de su selva y recordó que del otro lado muy pocas cosas eran tan buenas como lo parecían y que lo importante era la sencillez y la sinceridad; por eso había regresado a la selva aunque ya no era el mismo de antes, porque del otro lado del río conoció otra forma de vida y entendió que el calor de la selva aunque era insoportable era lo único malo de su reino; por eso todos los días se acostaba en su hamaca mirando el río, lleno de nostalgia por la única cosa buena que había conocido del otro lado.

Cuando llegaron a la plaza, el mono chilló y todos abrieron paso mostrando un animal peludo del color del sol con manchas negras que de un salto llego donde estaba el caimán y le dijo: "caimancho, recordé que me dijiste que a pesar de amar tu selva no habían cosas tan buenas como los helados; pensé seria buena idea refrescar un poquito tu selva, así que traje todo lo necesario para alegrarles la vida"

El perro mostrando un raro objeto que terminaba en forma de punta de color barro, que el caimán reconoció inmediatamente, y casi arrebatándolo de sus manos sonrió de una forma que nunca antes había sido vista por los animales de la selva; mostrando así una parte suya que solo sus amigos mono y perro conocían.

Desde entonces en toda la selva se piensa que el cono con helado sabor de chocolate puede alegrarte el día por muy mal y amargado que te encuentres…


Y colorín colorado, tu me debes un helado!

1 ago. 2007

Sabor a Ti

“Sintiendo lo que el corazon siente soy adicto a saber de ti, adicto a tus ojos, tus labios y a tu nariz, adicto a tus besos que saben un poco a mi… sabes a mí... sabes a mí… “

De repente el coro de esta canción la hizo subirle el volumen.....”Sabes a mi”….sus dedos pasaron suavemente por sus labios aun sin pintar, luego paso su lengua y humedeció sus labios un poco….allí cayo en cuenta que todavía tenia el sabor de sus besos en la boca….siempre escucho frases como “es q siento su olor en mi piel” las cuales le parecían tontas…a pesar de ser una persona dulce y hasta cierto punto tierna…no le gustaba la melosería ni las frases cursis….pero hasta ahora se dio sintió otra vez ese sabor….si…aunque ella no lo creyera allí estaba el sabor de él….No entendía como es que con él esto ocurría, no era la primera persona a quien besaba y no era la primera persona de quien creía estar enamorada….a él lo conoció hace aproximadamente un año…su relación no era la mas estable…había meses en que podían decir que eran felices o también podían pasar semanas sin verse y hasta incluso sin hablarse…

Mientras terminaba de maquillarse solo podía pensar si vendría este viernes a la función, todos los fines de semana le prometía que iba a estar y nunca ocurría. En estos momentos no quería que llegara ese día para no decepcionarse…si logra verlo quiere decirle que lo ama…quiere abrazarlo y besarlo…quiere hacer el amor con él…quiere…..pero tiene miedo…miedo a que le rompa el corazón como lo hizo una vez pero tampoco quiere perderlo…así que solo le toca esperar, aunque aveces quisiera no hacerlo ya que no esta segura de lo que él siente por ella. Solo el tiempo dirá lo que va a pasar con ellos….

- Clara….todavía no estas lista??? Los niños están locos por ver a la Payasita Mas Feliz!!! – Le gritaron desde la puerta…

Clara se puso su peluca morada y su nariz roja, seco las lagrimas que le alcanzaron a salir…se puso de pie y vio que estaba lista para el show…pero hoy…hoy no se pinto los labios…quería seguir con su sabor en la boca….

Dominique

Ya la niebla blanca descendía taciturna y la soledad se propagaba hasta los confines de la noche. Hacía frío, mucho más que de costumbre, y la luna que menguaba melancólica perspiraba tan poca luz que condenaba la Cuidad Luz a una eterna penumbra.

Miré frente a frente a los ojos de la nada y esta me devolvió una sonrisa fugitiva que por unos instantes me embriagó de tranquilidad. ¿Cuánto tiempo llevaba ya esperando por él? Más de lo prudente, más de lo deseable, eso era cierto. Mi cuerpo se deshacía en una sola hemorragia de ansiedad y deseo, y su figura aun no se distinguía en el horizonte. Temía, sí, pero mi expectativa superaba con creces mi miedo.

Apareció de repente, como la manifestación misma de la oscuridad que nos rodeaba, pálido ángel renacentista vestido de Armani y bañado de olor a cuero y cigarrillos; un encantador espectro con delgados labios de ataúd.

<<Llegas tarde>>, le dije, pero no pronunció palabra alguna. Sus ojos transparentes se clavaron sobre mi ominosos y profundos, y por un instante tuve la impresión de que quería arrancarme la ropa para devorar mi cuerpo y arrancarme el cuerpo para devorar mi alma.

Pero noche tras noche había encontrado placer en fantasearlo matándome, en imaginarlo bebiendo mi sangre y comiendo los pedazos de mi cuerpo despedazado. Noche tras noche, desde la primera vez que lo vi cruzando el Pont de la Concorde y me regaló aquella fatídica e irresistible mirada, aquella que bastó para abandonarme completamente en él.

Sin decir absolutamente nada, saltó sobre mí y clavó sus dientes en mi cuello, y un frágil hilo de sangre tibia descendió hasta acariciar mi pecho.

Mis recuerdos fueron difuminándose en los confines del tiempo como vapor que se dispersa en el cielo, y mi noción de la realidad fue eclipsada por la muerte. Un insoportable dolor se propagó por todo mi cuerpo, hasta que al fin, luego de sentir que mi cuerpo había sido totalmente drenado, mi corazón dejó de latir. Por segundos que parecieron tan largos como la vida misma del universo, fui nada, y como nada, parte de todo en una comunión tan vacía como absoluta.

Aun no se si fue real, pero la única sensación que recuerdo haber tenido en ese momento eterno, fue la de una lágrima deslizándose por una de mis mejillas.

Fue entonces cuando probé el sabor de la vida en su muñeca, y bebí, bebí su sangre sin poder saciarme, bebí sin querer detenerme, y era aquel el sabor de la medianoche, el sabor de la sumisión, el sabor de los sueños prohibidos que se refugian en noches de vino, espejos y rosas rojas.

Lo que ahora conozco como vida vino a mí como un golpe brutal, como un histérico carnaval de emociones, como un trueno violento que rompe el silencio absoluto de una noche mortuoria...

Sangre, el sabor de la sangre es la primera sensación de la que tengo memoria.

***

Nueva Palabra!!!

Bueeeeeeno.....aqui va la nueva palabra...

SABOR
Que la disfruten....