12 jul. 2008

Asesino

(Escrito en Junio del 2007)

Un hombre que huye de lo que teme, a menudo comprueba que sólo ha tomado un atajo para salirle al encuentro (Sador, Cuentos Inconclusos, La infancia de Túrin - JRR Tolkien)



Yo recuerdo a Fernando jugando en el techo de mi casa con mi hijo.

Algún arreglo hacia y el era lo que podíamos llamar un todero, su camiseta del Junior y tenis de marca que algún jugador le había regalado estaban completamente mojados y le ayude a bajar a Jaime Andrés, sonriendo me contó lo que había hecho, se cambio y se fue para la cárcel... Fernando era un trabajador extramuros de la cárcel Modelo a quien mi papá le daba trabajo.

Al día siguiente mi esposa me pregunto que había hecho Fernando, yo espere que el niño no estuviera presente y le conté: Fernando es un asesino.

Fernando era un policía, de esos patrulleros que se las saben todas, de esos que son mas criminales que los mismos criminales, de esos que por dinero hacen lo que hacen los que dicen combatir... por eso un día vio que ganaría mas dinero por fuera de la policía que dentro de ella, encima ya tenia varios reportes disciplinarios y se sentía echado, así que se volvió independiente, se compro un arma y empezó a hacer lo que mejor sabemos hacer los seres humanos, hacerle daño al prójimo.

Pues bien, un día Fernando asesino a dos personas, ¿quienes eran?, no se, no me echaron el cuento completo, la cuestión es que lo cogieron, lo condenaron y le metieron como 20 años de cárcel... y el reloj empezó marcar, el tiempo y la vida giraron.

Después de un tiempo, por alguna razón que desconozco a Fernando le dieron permiso para trabajar extramuros, podía salir pero debía volver a dormir todas las noches, había convertido a su cárcel en su hotel después de 10 años de estar encerrado, ¿era mejor persona?, no se, creo que si, pero digamos que cuando lo conocí era persona, un tipo mamador de gallo, con muchos cuentos que echar y siempre servicial, jamas se negaba a nada y nunca se robo un peso de mi papá o mio, era de esos tipos que podías dejar en la casa con la seguridad que nada se perdería, jugaba con mi hijo como si fuera un niño también... un asesino era nuestro hombre de confianza, tal vez siempre había sido así, tal vez las personas nunca son malas de todo, tal vez incluso quien aprieta el gatillo para segar vidas es un ser humano.

Sin embargo, el odio, contrario al amor, es por siempre, hay dolores que duran eternamente y no te dejan dormir en las noches, hay dolores que la venganza reclama como suyos por siempre, hay actos que jamas se perdonan, ni con arrepentimientos, ni con años de encierro, ni siquiera con actos de bondad llenos de amor y sinceridad.

Fernando al fin termino pagando 12 años de cárcel, muy poco para alguien que mata a dos personas, mucho para quien los vive y recobro su libertad, trabajo un tiempo mas con mi papá y luego conoció a una mujer, la cual compro un taxi y el lo empezó a manejar.

Lo recuerdo por ultima vez ese día en el taller de mi papá que llego a saludar, me dio su tarjeta y me dijo que cualquier cosa que necesitara lo llamara, me invito una cerveza y se fue.

Fernando un día estaba estacionado al frente de una tienda en su carro, alguien se acerco y lo llamo por su nombre, dispararon dos veces. El primer tiro le dio en una pierna, el segundo le dio en la cara de manera tangencial a la altura de los ojos... entro por el izquierdo y salio por el derecho.

¿Quien disparo?, el sabe, nosotros no, dicen que fue familia de las dos personas que mato, que estaba haciendo "cruces" raros en su taxi ultimamente, que... no se... que mas da, lo único cierto es que Fernando no murió, pero tal vez hubiera sido mejor, quedo ciego, su esposa lo dejo al tiempo y no le quedo mas opción de irse para donde su mamá para ser un invidente mas mantenido por su familia... el destino, la venganza y el odio por fin le habían alcanzado.

1 comentario:

☼ Karen ☼ dijo...

Wow, bastante impresionante la historia...

Al fin y al cabo un asesino y de cierta manera tenia que pagar lo que hizo....