8 jul. 2008

3:00 AM

A las 3:00 AM el diablo suele tomarse un café con sus mas queridos amigos.

Le gusta reunirse entre brujas y demonios y recordar viejos tiempos de cuando el mundo era joven e inocente, bromea con vampiros sobre el sabor de la sangre llena de drogas y con los hombres lobos sobre el sabor de la ya no tan virgen carne.

Pero incluso estos lo dejan solo al rato, aburridos de el y sus historias que repite sin cesar, el Diablo es aburrido incluso para sus súbditos.

A las 3:00 AM al diablo no le gusta sentirse solo, por eso despierta a alguien y trata de robarle su alma, pero ese alguien se burla de el, lo mira con sus cachos y patas de cabra y lo manda a donde el mismo, al demonio.

Entonces al Diablo le parece que la vida no tiene sentido, que la maldad ya no es el y le pide un cigarro al pobre tipo, pero este no fuma, así que le regala mejor una rebanada de pastel de chocolate con un vaso de leche.

- He venido a llevarme tu alma sabes? - Dice el Diablo mientras toma el primer bocado

- Alma, cual alma? mira dentro de mi Lucifer, estoy vacío - dice el tipo

Entonces el Diablo asustado se larga corriendo, dejando el pastel, dejando la leche...

"Mejor, mas para mi" piensa el tipo.