27 ene. 2009

Final

Allí estaba Esther....mirándose al espejo, peinaba su cabello con un cepillo azul...

Esta vez le gusto lo que vio, sus ojos brillaban de nuevo, su sonrisa era verdadera de nuevo, esta vez pinto sus labios de rojo...su uñas estaban arregladas de color sangre de toro...su vestido ya no era negro...esta vez era amarillo.

Mientras seguía peinándose pensaba en aquello que William le dijo en la mañana..."La peor expresión es decir Por qué a mi???"- reflexionaba sobre eso " O sea que si le pasa a otro esta bien"

Hoy quería salir de nuevo....hoy entendió el para que de todo lo que le había pasado....hoy entendió que muchas veces dijo cosas que en realidad no las creía...simplemente era "ella" quien le hacia pensar y expresar cosas que ella no quería...

Pero eso hoy eso iba a terminar....ya Esther iba a darle punto final a eso que no la dejaba desprenderse....iba a tomar medidas drásticas.

Coloco su peina en el tocador...miro hacia la ventana...respiro profundo y camino hasta el closet y saco unas tijeras...empezó a cortar su cabello.....y caia....luego...corto su frente....de tal forma que podía verse parte de su cerebro.

Allí estaba Esther en el suelo....a pesar del dolor intenso no quito su sonrisa de su cara...ya "ella" no iba a estar y así sea en otra vida....Esther iba a ser feliz...

24 ene. 2009

La melodía

El ulular del viento le hizo dar un respingo.

Eran las 3 de la madrugada y estaba muy oscuro.
Mecánicamente se asomó por la ventana por enésima vez. Contempló la calle desierta, las grises casas se alzaban melancólicamente al otro lado de la calle.

EL vendría.

Escrudiñó cuidadosamente los arbustos del jardín, pero, una neblina aparecida de la nada, le dificultaba la tarea.

EL estaba cerca.

Un escalofrío recorrió su descubierta espalda y le hizo darse vuelta. Examinó la oscuridad al otro lado del marco de su puerta. Debió cerrarla cuando pudo, aunque no hubiera servido de mucho.
Acurrucado en su cama, indefenso, con un pantalón azul claro de tela ligera y lleno de miedo, Jhon se pegó a la pared, resistiendo ese infantil deseo de cubrirse la cara con la sabana y llamar desesperadamente a su madre. Estaba solo y debía enfrentarlo.
Sus ojos distinguieron algo moverse la oscuridad de la puerta. El pánico se apodero del cuerpo de Jhon. Un suspiro salio de su boca en un vano intento de gritar.

EL estaba en la casa.

El piano de la sala comenzó a sonar una lúgubre y conocida melodía, acabando con el silencio del ambiente. Un grito de terror lejano inundo los oídos de Jhon, que cerró los ojos con fuerza en un vano y estúpido intento subconsciente de protegerse.
De pronto el aire comenzó a hacerse pesado y el frío inundó la habitación, pero no fue eso lo que hizo que Jhon comenzara a temblar. El muchacho acababa de sentir que alguien se sentaba en el borde de su cama.

Jhon se despertó sudando frío, recordaba la horrible pesadilla que había tenido. Era de noche y estaba acostado en una cama blanca, en un solitario cuarto de hospital, la puerta de entrada estaba cerrada.
-que pesadilla tan real-suspiró Jhon.
De pronto las luces del hospital se apagaron.
Se hizo un silencio absoluto durante unos instantes, pero de pronto una tétrica, pero conocida melodía de piano comenzó a sonar y la temperatura del cuarto descendió en picado mientras el aire se volvía más y mas pesado. Jhon cerró firmemente los ojos deseando despertar de nuevo. Escuchó como la puerta se abría lentamente, luego sintió como una mano helada se posaba sobre su hombro.

-¿entonces no hay avances?-preguntó irritado el detective Appleton al doctor de turno.
Levaba 3 meses investigando el extraño caso de un chico que cayó en coma una noche, lo encontraron al pie de un árbol en el patio de la casa de un amigo, al lado del cuerpo del chico había una nota que decía: “fue EL”, pero hasta el momento la investigación no había dado resultados.
-no-respondió el doctor- y ayer tuvo otra crisis de convulsiones, la peor hasta el momento. Casi lo perdemos. Las crisis son extrañamente parecidas a ataques de pánico, y es como si estuviera perdiendo la vida con cada ataque, se le nota bastante envejecido, que no salga de nosotros, pero el cabello se le comienza a notar canoso y el semblante cansado y arrugado. Algo extraño en un muchacho de veinte años. Este es sin duda el caso medico mas extraño al que se ha enfrentado este hospital hasta el momento.
-bien, manténgame informado-dijo el detective mientras se daba la vuelta. El medico le noto una marca roja en el cuello al detective.
-oiga, espere-dijo el medico-¿Qué es esa mancha roja que tiene en el cuello?
-no lo se, esta mañana me salio, debe ser una alergia.
-la madre del muchacho dijo que al chico le había salido una marca como esa la mañana del día que cayó en coma- le dijo el doctor-tenga cuidado.

Habían pasado las 2 y media de la madrugada hacia rato y el detective appleton estaba solo en su cada, haciendo investigaciones en su computadora, cuando con un estallido el computador y las luces se apagaron.
-genial, estalló el transformador-dijo el detective mientras se ponía en pie, pero de pronto escuchó una fúnebre melodía de piano dentro de su casa- un momento… yo no tengo piano…
Pero se quedó en silencio mientras un frío se apoderaba de el y caía de bruces al suelo, quieto y sin poder moverse, concentrado en aquel extraño y terrible pavor que le infundía la melodía.

21 ene. 2009

Amor en 4 actos

And when I lost my mind, I knew I was in for the long ride
can i look up to you as you look down on me
can i feel in to you as you felt in to me
i can't help what you see, i can't help but to be
for what i needed to need, she'll make it
love, it's who you know





Acto 1

Ella desesperada marca el numero y el no contesta, se conecta y lo ve allí, ella cree que esperándola, el ni siquiera se le ha ocurrido recordarla, aparte del fastidio de minutos antes cuando recibió su llamada y a pesar de que leía el periódico siempre tendrá la excusa que esta ocupado.

"Estas ocupado?", pregunta ella.

El se toma todo el tiempo en contestar, hace poco ella le recordó del tiempo en que se querían, de la época en que el decía morir por tirar con ella, en la época en que se divertían bailando en una discoteca... o bueno, que el decía hacerlo, porque lo único que le divertía a el eran esas tetas naturales bien proporcionadas, porque lo único que el quería de ella era ese culo blanco y bien cuidado, nada mas, porque la única verdad que había dicho era su nombre, porque nunca la quiso en realidad, esas ganas de verla eran las de su pene que recordaba ese cuerpo desnudo.

"Muy ocupado, hablamos después", contesta el y pasa a la sección deportiva.



Acto 2

La recuerda y se lamenta de el mismo, se lamenta porque ella dice aun quererlo a pesar de todo, que le duele en su mirada, que le duele al respirar, que le duele cada vez que pasa un segundo del tiempo y a el no.

Se lamenta porque ella es tal vez la mujer que cualquiera quisiera, la mujer con la que uno se casaría y quien le tendió la mano cuando estaba en el piso y ya no quería levantarse, se lamenta porque en el fondo el no puede evitar ser tan el, tan difícil y enredado, tan básico y tan complejo, tan negado a sentirse feliz y esperar que la mas perfectamente normal de las mujeres intente darle un poco de amor.

Porque el prefiere miles de veces el riesgo a la seguridad, porque el prefiere que no hable su corazón si no su pene... y este le dice que no.



Acto 3

"Estoy acá" dice ella con voz dormida.

"¿Donde? yo voy a donde estés" contesta el con un tono en la voz que no es capaz de ocultar, ese que contiene una dosis de emoción y mucha de esperanza.

"No, no vengas, ya me voy de la ciudad, además estoy con el" contesta ella, el siente su tristeza, pero no la quiere entender porque el amor nubla lógica y razón.

"Escapate, dame 5 minutos, por favor, 5 minutos" dice el desesperado.

"No, no puedo..." empieza a decir ella y el la interrumpe

"Dejalo, quedate acá, llevo 10 años esperándote, llevo 10 años soñándote, llevo 10 años sabiendo que eres la mujer que ame, amo y amare... por siempre, dejalo" dice el, desnudando su alma, entregando todo lo que siente, piensa y respira en esas palabras, nunca ha estado tan dispuesto a cumplir una promesa como ese día, nunca ha estado tan dispuesto a agarrar la felicidad con dos manos y no dejarla ir.

"No, lo siento, tengo que irme... te amo" dice ella y cuelga.

La felicidad se ha escapado de las manos, 10 años esperando... el no llora, enciende un cigarillo y aspira con la seguridad de quien puede esperar 10 años mas.



Acto 4

Su voz suena al otro lado del teléfono y el siente algo... cosquillitas en el estomago, mariposas en la ridiculez y pajaritos preñados en el aire, ella le recuerda lo bueno que es el sexo, ella es la mujer deseada por excelencia, ella es... todo ya y ahora, lo demás poco importa y en realidad tiene una erección nada mas de pensarla.

Ella es la espera insoportable y el deseo contenido, esperando un cuarto cerrado para estallar, esperando la desnudez y la lujuria debajo de las sabanas... o fuera de ella, en la intimidad, en el calor de su cuerpo, en el sentirse que cuando la penetra de verdad si se puede ser uno, en el olor de su entrepierna, en lo cálido de sus fluidos cuando se viene, en la sensación sublime y efímera de estallar todo su semen dentro de ella, saber que la esta llenando completa de su liquido vital, de todo lo que el puede entregar físicamente.

Ella es la promesa para cumplir, la sonrisa deseada y el beso desesperado, ese que se dan los amantes que saben que la distancia y el tiempo los separa, así que lo hacen como si fuera el ultimo, como si una o dos semanas fuera una eternidad, como si al voltear la esquina el amor de pronto se desaparece y hay que disfrutarlo hasta el ultimo segundo que dure.

Ella es mucho mas que el simple amor corriente y vulgar, ella es mucho mas profunda, ella es incapaz de ser definida en simples palabras, ella es ella... mientras dure.

17 ene. 2009

El Hada y El Hombre

Cuenta la leyenda que una vez un Hada se la pasaba soñando que ella era una de las personitas que veía allá abajo….siempre las veía de un lado para otro…siempre tan ocupados….con muchas cosas que hacer. A ellas las veía siempre tan arregladas….con sus vestidos de diferentes colores….a ellos siempre muy elegantes con sus trajes de colores oscuros.

Un día decidió escaparse….cuando el resto estaba durmiendo….ella decidió volar muy rápido y bajar a ese mundo maravillo….donde ella soñaba vivir…como ella estaba acostumbrada a volar en su campo abierto y a gran velocidad….pensó que acá abajo seria igual….

De repente tropezó con una gran antena….no podía controlarse…..y allí vio esa ventana con un hombre….luego sintió un gran golpe

“ QUE RAYOOOOOOOOOOS!!!” – Grito el Hombre, luego vio una mujer tirada en su cuarto…

“Quien eres??? Como llegaste aquí??? Eres estúpida…me tiraste el frasco de veneno” decía con rabia aquel hombre…

Ella solo pudo levantarse y lo miraba un poco asombrada….

“Y tú qué?? Piensas que estas en Halloween??? Que significan esas ridículas alas???” – Le dijo el hombre

La pobre Hada estaba confundida….ella creía que las personas eran amables

“Entonces…eres muda?? Qué quieres?? “

“Tengo sed” – Contesto ella por fin

Luego de beber y comer algo….él le conto que se quería suicidar…que ella lo había evitado cayendo de esa forma en su habitación…ella no entendía por qué él se quería ir de ese mundo que le parecía maravilloso, él le explico cómo se había quedado sin trabajo..que perdió su apartamento, su carro, sus amigos y quedó reducido a ese cuarto de mala muerte….ella le conto que venía de un lugar lejano y que no sabe como cayo allí….le contó que era un Hada que quería vivir en la Tierra.

Desde ese día se convirtieron inseparables…ella aprendió a ocultar sus alas…creía que era posible que un Hada y un Hombre pudieran estar juntos…ella aprendió a comportarse como todas las mujeres…y sin que él lo supiera empezó a usar sus magia para ayudarlo….así fue como él consiguió un nuevo trabajo, sus amigos de la nada empezaron a tocar su puerta….hasta uno de ellos le ofreció un lugar donde vivir y totalmente gratis…

Ella era feliz…sentía algo que nunca había hecho….el corazón se le quería explotar cuando lo veía….sentía que ella era por primera vez una “mujer” plena….hasta que llego ese día….

Luego de varios meses…él llego con una expresión que ella no conocía….no la identificaba

“Tenemos que hablar” – Le dijo él – “Esto no está funcionando”

“Como así?? No está funcionando qué?? Nosotros somos felices” – Contesto ella

“No…no está funcionando….tu eres un Hada…ni siquiera eres humana….no podemos tener una relación normal…hay muchas cosas que no podemos hacer…yo…yo te quiero….te quiero mucho….ese día de no ser por ti…estuviera muerto….pero yo si soy un hombre….y yo necesito una mujer de verdad” – Le respondió

“Pero si tu quieres yo vuelvo a donde pertenezco…allá hay muchos magos…podrían convertirme en humana…yo haría lo que fuera por ti” – Le decía ella

“NO!! TU NUNCA DEJARAS DE SER QUIEN ERES!!! TÚ NO PUEDES CAMBIAR LO MEJOR DE TI POR MÍ!! VETE…UN HOMBRE Y UN HADA JAMAS SERAN FELICES!!!” – Le grito mientras la subía a la azotea de su edificio

Luego él le corto su blusa…allí estaban sus alas….ya no eran brillantes y hermosas….ahora estaban marchitas y rotas….podía notar que tenía como una especie de sangre seca en su espalda.
------------------------------------------ 0 ---------------------------------

Como siempre el despertar en su cama…era maravilloso….desde su ventana podía ver el sol muy de cerca…podía estirar la mano y agarrar las nubes y jugar con ellas…estaba en casa de nuevo y no podía evitar sentir paz....

Se acerco a sus espejo….noto que sus alas ya habían recobrado su color azul….claro….ahora tenían unas líneas que formaban figuras….pero si mirabas de cerca podías notar que eran cicatrices…

Hoy, quería volver a saber de él….ella no podía olvidarlo….se fue para su lugar favorito….busco la nube mas acolchada y se sentó y miró hacia abajo…

Allí estaba él…sonreía….le brillaban los ojos…..luego la vio a ella….la mujer que lo acompañaba…por un instante el Hada quiso ir donde ellos y decirles….decirles que?? Se pregunto….esa mujer era perfecta para él….ella podía darle lo que un Hada jamás podría….ambos eran iguales…

El Hada se levanto….respiro profundo….y reflexiono….

“Es cierto….un Hada y un Humano nunca podrían ser felices”- mientras caminaba hacia su casa le envió un beso…sabia que siempre iba a preocuparse por él….siempre iba a utilizar su magia a favor de él….pero nunca la sabría….ya que ella nunca volvería a donde él…NUNCA

“Clauseeeeeeeeeen!!! Te estamos esperando para la carrera!!! - Le grito otra Hada

“Ya voy….vayan pensando que hacer con el premio….es nuestro” – Le contesto Clausen con una gran sonrisa.

9 ene. 2009

El Loco

.
Hernández era un niño normal, lo recuerdo en primaria, con su cabello indio alborotado y su tez morena corriendo en un recreo entre los jardines de arena seca y arboles que daban una sombra que refrescaba el alma, en los que jugábamos bolita uñita en aquel bello colegio que hoy en día me parece mas un sueño que una realidad.

Allí donde la felicidad recorría pasillos de infantes que se les escapo el elixir de la eterna sonrisa seguramente Hernández empezó a enloquecer o quien sabe, tal vez fue en su casa, tal vez fue todo junto, tal vez si eran ciertas esas historias, elevadas al nivel de mitos urbanos en los que se contaba que el pobre muchacho había visto a su padre ser asesinado cuando era muy niño y que a pesar de que era un bebe en ese tiempo, el daño le había quedado guardado en su cabeza.

La verdad nadie nunca le pregunto a Hernández porque se había enloquecido, pero si sabemos cuando fue, porque recuerdo ese primer día de clases en Decimo grado que el tipo llego con un sombrero de copa y unas cartas.

Había aprendido unos trucos en las vacaciones y en recreo nos divertimos viendo como a veces acertaba y a veces fallaba, ya no jugábamos bolita uñita tanto, ya nos preocupábamos de las amiguitas y nos masturbábamos a escondidas, ya algunos exhibían orgullosos el hecho de no ser vírgenes y nos emborrachábamos con 4 cervezas… ya nos enamorábamos sin saber que las desgracias del amor y la madurez nos empezaban a alcanzar.

El problema de Hernández no es que hiciera trucos con las cartas, si no que empezó a creerse el cuento de que en realidad hacia magia, que era un tipo importante al que todo el mundo admiraba, un conquistador imaginario que no solo creía que todas nuestras compañeras de colegio estaban enamoradas de el, si no que en realidad el si estaba seguro de eso.

Al principio pensamos que era una simple broma, pero no, Hernández empezó a desarrollar toda una vida imaginaria en la que el creía y cada vez se complicaba mas, pronto ya nadie le decía por su apellido, pronto paso a ser simplemente El Loco.

El Loco durante todo el año desarrollo mejor sus teorías, ya no solo era mago, si no hijo de Pablo Escobar y que había sido mandado a Barranquilla de incognito para ser protegido, sin embargo aun hacia negocios con Gacha (alias el Mexicano) y nos contaba convencido de cómo era perseguido por organismos del estado, pero que el siempre se les escapaba.

Su mirada se volvió ausente, viviendo en un mundo inventado, un mundo dentro de su cabeza y quien podía adivinar sus sueños… o tal vez si, se imaginaba novio de Diana, la pelada mas bonita del colegio y a pesar de que ella en su bella adolescencia ni lo determinaba, el aseguraba que ella moría por el, inventaba encuentros furtivos detrás del coliseo a las 4:30 PM donde realizaba cosas impensables para todos nosotros, pelados normales que veíamos a Dianita preciosa, inalcanzable, pues ella salía con hombres de universidad.

Inventaba rivalidades caballerescas con otro amigo, al que le decía que un día iba a retarlo a duelo por Diana, que escogiera el arma, Felipe se reía del asunto y le mamaba gallo al mismo estilo, en realidad todos vivíamos algo de su extraña realidad y seguíamos el juego en su presencia, tal vez porque era divertido, tal vez porque su realidad era tan fascinante y extraña que hubiéramos querido que fuera cierta, que hubiéramos deseado parte de esa locura.

Llegaron las vacaciones de mitad de año y Hernández no volvió en Julio.

Historias al respecto hubo, esquizofrenia fue una palabra nueva para mi, locura nos costaba menos pronunciar, pero con las hormonas a mil y un mundo que nos parecía abierto de piernas seguimos nuestra vida, del Loco no supimos mas, porque el mundo nos arrastro en su vuelta, nos llevo fuera de aquel paraíso en el que estudie, me quito muchos amigos a los que conocí, se llevo toda inocencia, se llevo los sueños y los remplazo por una realidad en la que quisiera algo de locura.

Una noche llegó, 18 años después, en la que yo miraba por mi ventana una estrella, me quejaba de mi trabajo y la rutina, me quejaba de mi sueldo y mi suerte, quise pensar que era lo que quería ser allá en 1990, cuando la vida era una risa y los sueños los agarrabas al estirar la mano… y me di cuenta que no me acordaba, me di cuenta que tantas cosas han pasado, tantas lagrimas y desencantos, tantos ausencias y despedidas, tantos gritos silenciosos desesperados en la oscuridad sin nadie para abrazar, tantos deseos de escapar de una realidad que no solo me consume, si no que se apropio de mi… me di cuenta que hasta mi memoria, la puta realidad ha querido borrar, pero definitivamente no quería ser el tipo que maldice su trabajo y su soledad desde una ventana mientras miraba una estrella.

Entonces descubrí que hubiera querido ser: Hubiera querido ser Hernández, el esquizofrénico, el loco, aquel que supo escapar de lo mas cruel que tiene la vida… la realidad.