25 mar. 2010

Es muy curiosa

Es curioso como son las cosas. Es muy curioso que ella percibiera aquello de esa forma.

En la oscuridad de una calle ella mira lejos.
En la penumbra de la noche se corazón encuentra un consuelo. Con una nota entre las manos y una mirada perdida, echa al viento un sollozo y una lágrima de rabia reprimida. Su mente sabe que no hay vuelta atrás, pero su corazón se niega a aceptarlo, y allí, en presencia de la soledad y el viento como su testigo, ella se jura olvidar. hace a un lado tristeza, hace a un lado dolor, hace a un lado el resentimiento y prefiere perdonar.

En la oscuridad de esa calle solitaria ella lo ve entrar a su casa.
Sonriente y alegre, abrazando a aquella que hizo todo pasar. vuelve el dolor, vuelve la tristeza y llega algo nuevo. Ella procura no pensar, aunque la cruel realidad la golpea cada vez con mas fuerza, mientras una delicada y pequeña lágrima se resvala por su mejilla mientras intenta no llorar, pero aquel dolor inmenso no la deja de perturbar.

Del otro lado de esa triste y oscura calle, se esconde un paisaje hermoso.
Abierto solo para un corazón herido de muerte, un lugar que hace olvidar todo, un lugar de descanso, una promesa de un mejor mañana, que se haya a solo un salto del alma, donde no habrá dolor donde no habrá tristeza, donde no se perturbaran los corazones, un lugar tan bello, pero que solo alguien tan triste puede entender así.
Ella se entrega a aquel deseo que llegó a su corazón y a la promesa de aquel maravilloso lugar y con una alegre expresiòn en sus labios, a solo ese salto de cuerpo y alma, llego a su destino.

Es muy curioso que las percepciones cambien con las situaciones. Alguien triste solo busca descansar.
Es muy curioso que al día siguiente saliera en las noticias una pequeña reseña sobre una joven de 18 años había saltado por un precipicio frente a la casa de su ex-novio.

Es curiosa la vida. Es muy curiosa.

24 mar. 2010

Casual

Hay gente que suele despreciar el poder de la casualidad. Buscan razones para que todo ocurra cuando en realidad en la vida casi todo es casual, hay amigos casuales, relaciones casuales, sexo casual y como no... amor casual.

Casual como aquel sitio decadente y oscuro, ruidoso y lleno de humo, en el que la casualidad me alcanzó en una noche de junio. Yo empinaba un trago de ron con coca cola, ella bebía un coctel sola en la barra, casualmente encontramos nuestras mirada y por casualidad ella sonrió.

Dio la casualidad que el ron en mis venas me hizo sentirme mas osado de lo que siempre he sido y me presenté, ella sonriendo dijo su nombre, pero casualmente la música no me dejo oírlo, pero hipnotizado quede con sus ojos negros y su cabello rubio teñido por casualidad ese mismo día. Tomé otro trago y me propuse a hacerla casualmente mía.

Hablamos de temas casuales y otros no tanto, bailamos de manera casual y pronto, por esas casualidades de la vida nuestros labios se encontraron, nuestras lenguas se cruzaron y nuestras manos se manosearon, pero no se alarmen, era un espectáculo casual en aquel sitio casual.

Casualmente miré el reloj a las 3:00 AM y decidimos terminar la noche en mi casa, que por casualidad estaba cerca, nos revolcamos hasta al amanecer, sin ninguna de las inhibiciones casuales tuvimos sexo hasta que exhaustos no pudimos mas. Casualmente se fue antes que yo despertara, no dejo nota, no dejo nada, por casualidad nos habíamos encontrado, por casualidad pasaron tres meses sin verla mas.

Y sucedió que nuevamente estaba en una tarde casual, compraba algo en un supermercado y por casualidad me la encontré, por casualidad había teñido su cabello de negro e intenté recordar su nombre, pero caí en cuenta que nunca lo había alcanzado a escuchar. Me aventuré a ver si la casualidad estaba de mi lado y la saludé, ella me respondió de manera casual y en seguida le pregunté si se acordaba de aquella noche.

Ella calló y creo que sin recordar mi nombre me contestó:

"Claro que me acuerdo, es el mejor sexo que he tenido en mi vida, pero prefiero recordarlo como el momento en que la vida me golpeo por casualidad, prefiero recordar que te amé por una noche casual y saber que nunca mas puedo volverla a tener. Prefiero que por casualidad el amor no trascienda mas allá."

De repente un tipo casual se nos acerco y ella con esa inmensa sonrisa casual que no pude olvidar me dijo: "Te presento a mi esposo".

Me despedí con prisa casual.

2 mar. 2010

Fantasma del futuro

Ayer hable con un fantasma del futuro. Viajó en el tiempo, para avisarme, para prevenirme.

Recorrio las lineas enredadas del destino, buscando caminos adyacentes y alternativas retorcidas, desafiando la fisica, desafiando la vida. Se estrelló con finales felices y muertes prematuras, evitó escenas mortuorias y se detuvo en momentos de lagrimas alegres.

Y cuando llegó era medianoche, se apareció en mi closet, mientras yo releía un viejo libro de fantasía, sentí el aire desplazado por la aparición temporal, sentí la presencia ectoplasmatica de un ser fuera de su tiempo, sentí con temor entre las sombras del closet que me quería decir algo y no podía, sentí su halo de felicidad estúpidamente complaciente que exhalaba, sentí sus sentimientos conformistas y llenos de sacrificio buscando alcanzar esa alegría falsa y carente del egoísmo propio del ser humano.

Ante tal terror no me atreví a mirar, no me atreví a escuchar, pero cuando empezó a desvanecerse alcancé a ver una imagen aterradora de aquel ser... no, no me era extraño el fantasma del futuro, no, no usaba ningún disfraz.

Al final me di cuenta que el fantasma era yo.