10 jun. 2007

Destellos

Mientras el poderoso motor rugía, las luces delanteras cortaban la niebla y los destellos fugaces en la vía le indicaban el camino. . .

-calma- le dijo, ya estamos llegando. . .

en sus oidos retumbaba la estridencia de la música, y el sabor de sus labios lo llamaban. . .

-debo volver- pensó. . .

-esta es mi noche, nuestra noche- se decía, no dejaba de pensar en su mirada, mientras la lujuria lo invadía, otro largo sorbo lo calmó. . .

- no me mires así - le dijo, mirándolo con sus ojos inyectados de furia,

-cuando crezcas entenderás -

los destellos de la noche se apagaron con el rechinido de unas llantas . . .

la sangre de su hijo le quemó el rostro mientras su su último recuerdo fue el sabor de aquella sangre propia.

Blogalaxia Tags: ,

8 comentarios:

Túrin dijo...

Exijo una explicación...

Wendy dijo...

Cuando crezcas entenderás....

Y uno crece y hay cosas que aún no comprende.

Saluditos Sr. Gerente.

Wendy

Un Gerente dijo...

explicación?

Sniper dijo...

Y espero seguir sin comprender y darme alas yo solito...

Vientos Señor Gerente.

ARETINO dijo...

su último recuerdo fue el sabor a la sangre de su hijo. . .

Lo vampirezco, lo gótico parece haber marcado a toda una generación. Buena historia.

Creo que el artículo -la- esta sobrando...

Un Gerente dijo...

puchale ya lo arreglo,

Lucas dijo...

Oscuro cuento... corto, sencillo y profundo.

Nimphredil A.V. dijo...

No entendí. Hay que arreglar los diálogos y separarlos del texto. O si son reflexiones, debe ir entre comillas.