21 jun. 2007

Mi reflejo

Camila se levanto como todas las mañanas queriendo dormir 5 minutos mas…se baño como todos los días y se arreglo para ir al trabajo... Hoy se iba estrenar unos aretes nuevos, eran plateados y largos….eso la hacia feliz…Al mirarse en el espejo para ponerse sus lindos aretes miro su expresión, parecía contenta…sonreía como una niña cuando llega Navidad…pensó si así la veían las demás como una persona feliz… si tan solo supieran la verdad….

De repente su imagen de mujer joven desapareció y se vio reflejada como una anciana:

“Tenias que aparecer hoy!” – Le dijo a la imagen del espejo

“Recuerda que hoy es 21…ya sabes que puede pasar” – Contesto la anciana

“No tienes que recordarme lo cada mes…yo se que tengo que hacer” – Dijo Camila con rabia saliendo de su habitación.

-

El ancianato estaba de fiesta hoy era el cumpleaños de Juan Carlos, increíble que fuera a cumplir 95 años, con todo lo que había pasado, su esposa había desaparecido hace 75 años y nadie nunca supo como, así que había que celebrarlo.

“Feliz Cumple JuanCa!!” – Grito Camila, trayendo un gran pastel con muchas velitas azules y verdes.

“Gracias mi belleza…estas hermosa como todos los días” Le dijo él con un tono de alegría...”Hay un nuevo enfermero….esta muy guapo…preciso como para ti”

“Si?..” ella rió...”Pues no lo hagamos esperar, preséntamelo mi JuanCa”

“En la fiesta a las 8:00 te estará esperando en el patio...”

“No me lo perdería por nada del mundo” – Dijo Camila alzando su ceja derecha con cierta picardía en la mirada.

-

La noche estaba perfecta, cielo despejado, estrellas en cielo, media luna brillante, la brisa soplaba no mi fuerte pero se hacia sentir. El ancianato ni se diga con globos de colores metalizados y bastantes guirnaldas. Creo que ni en Año nuevo había estado tan decorado, ya no parecía una fría casa llena de abuelos si no una casa de eventos lista para la fiesta de graduación.

Eran ya las 10:00 p.m. y Juan Carlos no había sabia nada de Camila desde que la vio ayudando a sacar el buffet y empezó a preocuparse, sabia que a pesar de su corta edad no era tonta pero tampoco conocía muy bien a Hugo, el nuevo enfermero, así que se preocupo y fue en su búsqueda… En el patio solo estaban 3 enfermeras fumando así que decidió subir al cuarto de Camila….

“Te estaba esperando” Dijo Camila al verlo entrar

“Mi niña que haces?” – Le susurro Juan Carlos

“Estoy cansada ya….quiero acabar con esto de una vez para siempre”

“NO! LO PROMETISTE CAMILA….TIENES QUE SEGUIR!!!!” - Le grito Juan Carlos con los ojos fijos en Hugo quien estaba en el piso al pie del espejo desnudo con las manos y pies atados y ojos vendados.

Ella soltó en llanto y le dijo “No quiero….fue divertido por 75 años pero ya es suficiente, no quiero seguir quitándole la juventud a más nadie…ya quiero ser como debería estar”

Juan Carlos se acerco y le dio una fuerte bofetada…”ASÍ ME PAGAS MI SACRIFICIO…TU QUERÍAS SER JOVEN Y BELLA POR SIEMPRE…YO LE VENDÍ MI ALMA PARA QUE TE DIERAN EL PODER DE LA ETERNA JUVENTUD Y TU ME QUIERES DECIR QUE YA ESTAS CANSADA!!!”

“Termina tu trabajo mi niña…solo tienes que darle un fuerte beso a las 12:00 y todo será como antes….mañana yo haré pudín de chocolate para animarte” - Le dijo Juan Carlos como un abuelo le habla a su nieta…

Mientras Hugo sollozaba no entendía que estaba pasando, no comprendía las voces, solo se preocupaba por Camila, él creía que ella ya debía estar muerta en estos momentos…

Camila miro el reloj…ya eran las 12:00, se acerco a Hugo, le beso la frente y le susurro “Perdóname…realmente eres especial”, luego se le acerco a Juan Carlos y tomo el bastón que usaba para caminar y se acerco al espejo y voltio hacia el reloj y se dio cuenta que eran las 00:01…

-

Al día siguiente, el ancianato era una conmoción, todos buscaban a Juan Carlos, era raro que no estuviera para el desayuno…no extrañaban a Camila ya que ella siempre bajaba después de 9:00 y ni decir de Hugo, él entraba en el turno de las 2:00 p.m.

De repente se escucho un grito desgarrador desde el segundo piso, nadie entendía que pudo haber pasado en la habitación de Camila, había 2 cuerpos y el espejo totalmente roto…

Uno era Hugo, un fuerte golpe en la cabeza con un bastón lo había matado y el otro era Juan Carlos cortado por la garganta con un pedazo de espejo.

-

Había pasado semanas desde las muertes en el ancianato y habían podido lograr que no lo cerraran pero ya no había nuevos inquilinos en el lugar…hasta que volvió el día 21…

“Buenas Tardes Srta.…hay cupos disponibles” - Dijo una dulce voz de mujer.

“Claro que si Señora…como es su nombre y edad?”

“Camila…tengo 94 años…”

10 comentarios:

Migu dijo...

Hummm....buena mezcla entre fantasía y realidad....los sacrificios que algunos tienen que hacer y otros que pagar!

ARETINO dijo...

Interesante relato que retoma la búsqueda de la eterna juventud a cualquier costo, inclusive de llegar en un momento a aborrecer tanto tiempo vivido.

Kuroko dijo...

Waaaa!! éste me gustó!!!! Un saludo.

Señorita Decente dijo...

esta bueno... sinceramente

Túrin dijo...

Muy al estilo el retrato de Dorian Gray... muy bueno.

Lucas dijo...

No se por que siempre que pienso en espejos me viene a la mente el tema del robo de la juventud...

Me gustò mucho Clau.

Theraq dijo...

Buen cuento, gracias primero y felicitaciones despues.

KATHO dijo...

SI SEÑORA BUEN CUENTO. PLAS, PLAS, PLAS, PLAS ( APLAUSOS

Clau M dijo...

Muuuuuuchas gracias a toooooood....

: D

Wendy dijo...

La obsesión de la humanidad... ser eternamente jóvenes....

Saluditos Clau... Me gustó mucho tu historia.

Wendy