22 jun. 2007

COALICIÓN

El acerco su mirada al brillo transparente del espejo retrovisor y creyó sentir en su rostro recién afeitado el frío matinal y la velocidad a la que se transportaba. Respiró profundo intentando llenar sus pulmones con la infusión que a esa hora nos brinda el campo. Se reacomodo en su éxito y acelero. Ella acerco su mano al hombro de él, lo apretó un poco fuerte y,

-Pilas pelao, dame una caja de chicle...despierta, estas como embobao...-.

El joven la miro con rabia. Rápidamente hurgo en su chaza y despacho la cajita de chicles mientras la claridad de la mañana leía tres metros más arriba: RENTA-CAR • CONCESIONARIO.

6 comentarios:

Túrin dijo...

Me acorde de aquella frase: La vida es sueño y los sueños, sueños son... Buen mini-cuento.

Jean Po dijo...

Jeje suele pasar

Clau M dijo...

Dicen que soñar no cuesta nada...

Theraq dijo...

Bonito, bonito, cortico y diciente. de nuevo es bonita la sencación que me queda al leer algunos cuentos de mis colegas (de proyecto por si acaso, nunca me he considerado escritor, a lo sumo lo intento y trato de aprender). Un gusto, gracias.

KATHO dijo...

ESTO ES UN CORTOMETRAJE HECHO CORTOCUENTO Y POR ESO ME GUSTÒ.

Wendy dijo...

Aretino:

Me gusta su particular estilo de recrear una historia en tan pocas líneas.

Saluditos

Wendy