13 jun. 2007

Posesión del tercer tipo



Se encontraron el y ella en el Infierno, ambos por el mismo
pecado, compartir dos almas que a ninguno le correspondían, mientras estrechaban manos, se dieron cuenta que en algún momento pudieron llegar a ser grandes amores, pero la escasez de sangre en sus cuerpos les hacia falta para sentir esa sensación de escándalo, de placer, esa sensación que solo es posible sentir cuando tu corazón bombea esa liquido precioso, que huele a cobre oxidado, ese liquido que cuando te baña, te renace.
Entonces se dieron cuenta que solo compañeros de melancolía podrían llegar a ser y nada mas, mientras los Ángeles del infierno se burlaban de ellos, el le susurraba a ella pobres diablos si alguna vez así sea por pocos instantes hubieran tenido la oportunidad de estar al lado de las Riberas del rió de la sangre como nosotros, nunca hubieran dudado en vivir en una ciudad pobre, fea y apestosa como la de nosotros, en vez de vivir en este infierno tan hermoso.

7 comentarios:

ARETINO dijo...

Buen cuento, corto, como me gustan.

Migu dijo...

Speachless.....!!!!

Túrin dijo...

Es que lo bueno si es corto doblemente bueno... el dicho no es asi, pero por ahi va.

FreeWill dijo...

De halabar el hecho de que en pocas palabras se transmita tanto!

Creo que a esos dos el infierno les será mas llevadero!

Muy bien!

FreeWill dijo...

Alabar NO (H)alabar, ouch!

Jean Po dijo...

Un encuentro en el infierno? Aqui tenemos de todo ah?

Buen corto

( Creo qque solo falto yo :S )

Theraq dijo...

Que buen cuento, carambas y con tan pocas palabras. No se como le haces.