7 sep. 2007

Adios...

Mirándose al espejo Inés pinto sus labios de rojo…saboreo su sabor a cereza y tiro un beso al aire…luego arreglo su vestido negro de seda, se hizo una colita en el cabello y se puso el perfume que él le había regalado.

Al voltear se dio cuenta que aun Jorge dormía, así que se acerco muy suavemente a él….

- Duermes? – Dijo muy delicadamente con cierta sensualidad en su voz…

No obtuvo respuesta

Al cerciorarse de que lo hacia profundamente empezó besarlo…primero fue el cuello, luego el corazón…allí lo beso dos veces, pero no en el mismo sitio…luego se acerco a la mesita de noche y saco el cuchillo que había guardado para ese momento….

La primera cuchillada fue en el corazón…., en la segundo corto el cuello…y por ultimo repitió en el corazón….ya no quedaba rastro de ninguno de sus besos.

Inés sonrió al verlo empapado en su propia sangre…sentía la satisfacción de haber terminado con la farsa de estar fingiendo amor…miro nuevamente al espejo y vio su mirada despiadada y en ese momento supo que era libre.

3 comentarios:

Mao dijo...

ines hice todo lo que deberian hacer aquellos que en realidad no sienten amor, definitivamente, pero sin tanta violencia

ARETINO dijo...

Buen cuento. Interesante manera de terminar una relacion estancada en la rutina.

Y es agradable que muchos hayan optado por el formato del cuento breve para sus relatos

Kuroko dijo...

Jope, ese cuento apoya mi filosofía de soltería...

Pero me gustó mucho!!! ^^