6 oct. 2007

Poetas Suicidas y Escritores Fracasados, Parte 3 y 4.

No se si es que me estoy adelantando a las palabras, pero mi cuento por entregas casualmente tiene la palabra muerto, aqui va:



El abanico da vueltas, las aspas giran rápidamente y bota bastante viento, no hay abanico como este.

Un canal de series viejas en la televisión, suena la música de El Santo y es un domingo, Vivi hace ruido desde la cocina, entra al cuarto y me pasa un jugo de naranja.

Hubo un tiempo en el que Vivi y yo teníamos sexo, hasta que descubrió que era lesbiana y decidió cambiar penes por vaginas, dice que es mi amiga y yo se que es cierto, la diferencia es que aun quiero llevármela a la cama y ella sabe, sueño hacer un trío con ella y alguna de sus amigas, también sabe eso e internamente se burla de mi. Talvez no se acueste conmigo ya porque descubrió que las mujeres son mejores amantes que los hombres, talvez porque no soy tan buen polvo como me suelo creer, talvez… talvez es mi amiga y no quiere mezclar lo sexual con la amistad… que estupidez.

- ¿Era virgen? – me pregunta Vivi

- Si, supongo, no se, todo esta historia tiene algo de surrealista

- Te encanta usar la palabra surrealista.

Y se que es cierto, porque hay palabras que nos encantan, me encanta la palabra surrealista y decir muchas veces “pues bien”, me encanta decir cosas a veces por decirlas, porque suenan bien y no tienen importancia, como esta.

Pues bien, Vivi se queda en silencio con su Pijama rosada y yo sigo mirando el abanico de techo, es un domingo aburrido y caluroso, es una tarde de silencios.

Miro la biblioteca de Vivi, le encanta Shakespeare, un libro de Otelo esta abierto en la mesa y me acuerdo de alguien que decía que lo importante no es saber citar al dramaturgo ingles, sino cuando hacerlo.

- ¿Y le pediste el teléfono?
- No, se fue sin mas
- No te dejo una nota
- Que cursi
- Las mujeres son cursis

Vivi saca un DVD y pone una película de chicas, esas de Meg Ryan y un tipo que no me acuerdo del nombre, trata sobre lo que siempre tratan esas películas.

- ¿Como puedes ver esa película?
- Me gusta, son girlie movies – dice ella mientras acaricia su cabello café - ¿sabes porque nos gustan a las chicas esas películas?
- No soy capaz de imaginármelo
- Porque nos identificamos con la chica, somos como ellas, bueno, no tengo los ojos Meg Ryan, pero si mejor culo ¿no crees? – dice y voltea a mirarme picaramente
- Totalmente de acuerdo
- Pues bien, todas queremos ser Meg Ryan, no por sus ojos, sino porque es esa chica soñadora, de corazón noble y gracioso, a la que le aparece su príncipe azul, un tipo sensible y apuesto, que expresa sus sentimientos y hasta lloran… ¿sabes porque a los hombres no les gustan estas películas?
- Porque ninguno de nosotros somos como el maricón de la película
- Exacto
- Pero tengo una duda… tu eres lesbiana, ¡no te gustan los hombres!
- Hasta las lesbianas esperamos nuestro príncipe azul.

Me quedo mirando su espalda, recuerdo cuando pasaba mi lengua por su espalda, me dan ganas de lamerla, ponerla en cuatro y darle tan duro que se le olvide el cuento de ser lesbiana.

- 20 años y virgen… que raro – dice ella
- Me mancho la sabana
- ¿Y no te diste cuenta?
- Estaba trabado y borracho
- Típico, los hombres lo único que saben es meterla y ya, mas cuando están borrachos
- Dime Vivi… que tan buen polvo era yo
- Nene, ¿para que quieres saber eso?
- Porque quiero saber, eres mi amiga, puedes decírmelo
- Nene, soy lesbiana, ¿recuerdas?, pero bueno, el sexo contigo no estaba mal, el problema con ustedes, todos los hombres, es que concentran su satisfacción en el pene, en meterla, su verga tiene que estar metida en algún lado siempre, creen que nosotras las mujeres somos un hueco al que hay que metérsela hasta que chillemos, y es rico a veces, pero solo una mujer conoce tan bien el cuerpo de una mujer, ¿no es fantástico que tengas un orgasmo sin que nadie te penetre?, además me encanta meterme una teta en la boca.
- Interesantes tus clases de lesbianismo, pero preguntaba que si era buen polvo
- Si, la mayoría de veces si

Me la quedo mirando, sigue viendo su película.

- Pero soy lesbiana, ¿recuerdas?
- Voy a dormir


La inmensa rueda gira, estoy amarrado a un lado de ella y me acerco al agua, es una especie de molino y mi cabeza queda sumergida, no es mucho tiempo pero no me molesta, a veces quisiera que se detuviera, pero cuando estoy debajo del agua, quisiera quedar boca abajo y sentir como me falta la respiración, morir trágicamente mientras sueño que me ahogo.


Me despierto y Vivi no esta, voy a la cocina, me tomo un vaso de leche y me lavo la cara en el baño, orino sin levantar la tapa y me voy, debo escribir algo para mi blog, mañana es lunes y tengo que trabajar, pero para lo único que siempre hay tiempo es para escribir.

Un chuzo desgranado podría levantar mi ánimo, camino como autómata al carro de perros mas cercano, un carro pasa a toda velocidad y se estrella contra un poste, el estruendo es grande y gente corre, yo me acerco, un tipo parece muerto y esta atrapado dentro del auto, una mujer convulsiona, sangre por todas partes, me mira a mi, a mas nadie de los curiosos, intenta decir algo, yo creo que me dice “te amo”… el chuzo y el blog tendrán que esperar.

**************

Las clínicas del norte son limpias y blancas, ese espantoso olor a esterilizado me huele mas a dinero que a piedad, me huele a que la vida esta tasada en el cupo de tu tarjeta de crédito.

Una maquina de café y me pregunto si hay monedas en el bolsillo, tengo hambre y mi cara se refleja en el vidrio, esta sucia, tengo sangre seca en un lado, una mano que parecía desgarrarme quedo pintada y mi camisa blanca y simple ahora es de un rojo opaco, alguien de mirada muerta me mira como si fuera un extraño, mi imagen no me conoce, asi que miro a otro lado

No se que hago ahí, tengo hambre y la familia de la mujer y el hombre no llegan, solo un desconocido se preocupa de ellos, una sala de espera y una maquina de café, una recepcionista gorda e indolente habla por teléfono y nadie llega, nadie.

“Estan muertos”, me dice un medico joven, yo lo miro sin saber que decirle, “lo siento mucho no pudimos hacer nada”, yo simplemente asiento, el me pone una mano en el hombro, lo miro y no se si decirle que a estos muertos nadie los ha venido a acompañar, que no se quienes son, que en realidad no me duele, que esa mujer me dijo “te amo” cuando estaba muriendo, que… y aparece a familia, aparecen personas, aparece gente, aparecen lagrimas y gritos, incredulidad, hermanas y hermanos, una madre anciana y un tio fracasado y morboso, aparecen sobrinos y hasta amigos, como una jauría entran y se olvidan de mi, no soy nadie, estoy manchado en su sangre pero ellos la llevan dentro, soy un espia de la desgracia ajena, un voyeur de la pena extraña, soy un intruso de lagrimas impersonales.

Alguien se presenta, me pregunta y yo le contesto como autómata, le digo, le cuento todo, el accidente, todo, no omito nada, sueno frio y extraño.

Me invitan un café y me cuentan, una pareja, tenían problemas (¿quien no?), la mujer tenia dos hijos de un anterior matrimonio, una pelao y una niña bien, estudiante de universidad y de las buenas… “¿ya les avisaron?”… “el tio xxxx los fue a buscar”, el café se enfria y sigo inmóvil, quiero irme pero algo me ata al lugar… me dijo te amo, lo oi bien, necesito salir, necesito aire y a empujones salgo, afuera están los familiares menos dolidos y llega un auto azul, el tio morboso y fracasado maneja, atrás un destello rojo me hace contener la respiración una puerta se abre, delgada y blanca, cabello de fuego y ojos negros inexpresivos, me mira sin demostrar sentimiento alguno y dice: “Lovecraft”

4 comentarios:

quimera dijo...

Parece un guión... No pensaba leerlo completo, de hecho comencé desde el final, pero me atrapó, obligándome a leer desde el comienzo...

Jesus Steer dijo...

AAAAAAHHHHHGGGGGGG Demonios porque se acaba, maldicion deje de masturbarme viendo fotos en petardas.com para terminar de leer esto, esta muy bueno, excelente... o como suelo decir algunas veces... esta exacto... Bueno seguire masturbandome... y que no se acabe nunca este cuento.

ARETINO dijo...

Bueno. Esta serie de relatos a que nos tiene acostumbrado su autor han convergido en estos. Creo que ya son cuatro o cinco entregas. Y en todas ellas el escritor aparece relatando en primera persona la presencia y experiencia vividas del protagonista en las cotidianidades de una gran ciudad.

Personaje que a mi parecer pareciera llevar una vida anodina y recrea estos triler para ponerle un toque de sal a su vida de la mano de lovercraft (Espero que así se escriba).

Presiento que a final de año el BBM estará en el lanzamiento de un libro, serie de relatos, que podríamos titular Lovecraft estuvo en quilla.

Túrin dijo...

No aspiro a tanto Aretino, solo espero que les guste y ya... gracias a los que me han seguido, tengo una idea general de la historia y de su final, pero el cuento es que me siento como un piloto volando en cielos desconocidos, se a donde llegar, pero todavia estoy averiguando como.