26 jun. 2008

¿Me vas a dejar solo?

Esto le paso al hermano de un amigo de una amiga.

Algunos tenemos la costumbre de llegar en la mitad de la noche, tal vez de madrugada y antes de acostarnos tomarnos algo, tal vez si uno viene tomado un vaso de agua con un Alka Seltzer, tal vez algunos (como yo), no podemos dormir sin tomarnos un vaso de leche fría.

Para esta historia es el primer caso.

Nuestro hermano del amigo de una amiga llego de madrugada a su casa, mucho alcohol había pasado por sus venas y tenia esa costumbre que nos hace creer que tomándonos un Alka Seltzer antes de dormir nos disminuye la resaca al día siguiente. Así que cuando abrió la puerta de su casa, a pesar de la hora las luces estaban encendidas, aun se sonreía por lo bien que la había pasado, soltó las llaves sobre la mesa y todavía tarareando entro a la cocina.

Abrió la nevera, se sirvió un vaso de agua, el sonido del liquido cayendo en el vaso era lo único que se oía en la casa donde todos dormían, su hermano y sus padres hacia rato que descansaban.

Se bebió ese vaso y sirvió la mitad nuevamente, sintió fuertes ganas de orinar, pero decidió esperar, pronto el sonido del Alka Seltzer eferveciendo fue lo único que se oía en esas tres de la mañana.

Bebió y entonces distraidamente, como todas las noches, automaticamente, casi sin pensarlo apago la luz de la cocina y de repente alguien le dijo:

"¿Me vas a dejar solo?"

Los siguientes 20 segundos de la vida del hermano del amigo de mi amiga fueron los mas confusos de su vida.

En esos 20 segundos su cerebro proceso las palabras, entendió que alguien, con una voz que después trataría de descifrar le había preguntado algo, le había casi rogado que no lo dejara solo en ese cuarto oscuro que era ahora la cocina, esa voz que después identificaría como la de un hombre, pero una voz angustiosa y casi gagosa le había pedido, con una pregunta, que se quedara con el, allí en la oscuridad, con alguien que no estaba o mejor, que no podía estar en esa cocina.

Así que durante 20 segundos dudó si prender la luz, dudo si salir corriendo, si gritar aterrado, durante esos 20 segundos de duda entendió lo que es relativo en el tiempo, de como 20 segundos aterrado en ese lugar oscuro, rompiendo toda la lógica de su cerebro, no supo que hacer y en la oscuridad sintió todo lo que sus otros sentidos le permitieron... y hoy en día jura que sintió cuando alguien respiro, un suspiro infinitamente triste y sintió la respiración cerca a su cara, con un aliento extraño y añejo... sintió que si prendía la luz vería algo que su mente no aceptarían, que el terror que le llenaba, ese terror a lo incierto e inseguro, se haría real y palpable.

Tal vez fue eso.

Tal vez fue su mente se protegió porque sabia que no lo soportaría, así que simplemente empezó a gritar, a gritar por sus papás, a gritar por su hermano.

La luz se encendió y estaba solo, su hermano lo sorprendió 35 segundos después gritando como una niña miedosa, no atreviendo a moverse, con la mano paralizada casi tocando el interruptor, con los ojos llenos de lágrimas y esperando ver lo peor, con sus pantalones totalmente humedos y con ese olor acido de la orina humana.

Pero no había nada.

El hermano del amigo de mi amiga no volvió a dormir con la luz apagada, jamas apaga una luz y menos cada vez que recuerda que mientras gritaba oyó algo que le heló mas la sangre... una risilla traviesa y demente, una risa que jamas pudo siquiera describir, una risa que le recuerda que ahí, en la oscuridad, algo tal vez lo esta esperando para hacerle compañía.

(Agradecimientos especiales a Paola, quien asegura que la historia es cierta y quien tuvo la delicadeza de contarmela en una madurgada y hacer que esa noche no me tomara mi vaso de leche)

1 comentario:

La Mera Mera dijo...

Nunca me acuesto a dormir con la puerta de mi hhbitación abierta: La última vez que lo hice entró un hombre con sombrero y presionó mi cara contra la almohada para matarme y por más que grité los gritos no salían.