13 oct. 2011

Súcubo


Ella, había encontrado el amor un par de veces, en una esquina, antes de saber qué era el amor, en una biblioteca antes de descubrir el lado más oscuro de sus deseos, en un bus junto a la complicidad de la oscuridad.

Ella, qué entregaba su cuerpo, al mejor postor de caricias, dedicaba su sudor, un par de gemidos y sus orgasmos a quienes había amado, así de diferente forma, de diferente intensidad, de diferente sabor. 

Ella quería saber que sentía, quería gritar al mundo que había entregado su amor, pero sabía que los demás sólo veían sexo.

Ella se entregaba, quería tener alma, quería entregar un poco, quería que su cuerpo se expresara por ella, quería que vieran la luz de sus ojos cuando en un orgasmo sus alma se encontraba con su cuerpo, creía que no lo lograba, creía que estaba maldita, creía que era diferente a los demás, creía que ahora necesitaba de sexo para llenar su vacío, quería encontrar amantes perfectos, quería que marcaran su piel, quería sentir el dolor que le causaba no expresar el amor que había sentido.

Ella, así tan oscura, tan maldita, tan infame, no comprendía que antes tenía que amarse.

1 comentario:

JotaPao dijo...

Wow, simplemente wow, eres realmente buena. Confieso que tenia tu blog abierto y me dije voy a leerlo y me distraje en YouTube, pero me alegro de haber vuelto al "edilay" y llegar acá, porque seguiré leyendo mas cuentos. Saludes y buen día.