24 mar. 2010

Casual

Hay gente que suele despreciar el poder de la casualidad. Buscan razones para que todo ocurra cuando en realidad en la vida casi todo es casual, hay amigos casuales, relaciones casuales, sexo casual y como no... amor casual.

Casual como aquel sitio decadente y oscuro, ruidoso y lleno de humo, en el que la casualidad me alcanzó en una noche de junio. Yo empinaba un trago de ron con coca cola, ella bebía un coctel sola en la barra, casualmente encontramos nuestras mirada y por casualidad ella sonrió.

Dio la casualidad que el ron en mis venas me hizo sentirme mas osado de lo que siempre he sido y me presenté, ella sonriendo dijo su nombre, pero casualmente la música no me dejo oírlo, pero hipnotizado quede con sus ojos negros y su cabello rubio teñido por casualidad ese mismo día. Tomé otro trago y me propuse a hacerla casualmente mía.

Hablamos de temas casuales y otros no tanto, bailamos de manera casual y pronto, por esas casualidades de la vida nuestros labios se encontraron, nuestras lenguas se cruzaron y nuestras manos se manosearon, pero no se alarmen, era un espectáculo casual en aquel sitio casual.

Casualmente miré el reloj a las 3:00 AM y decidimos terminar la noche en mi casa, que por casualidad estaba cerca, nos revolcamos hasta al amanecer, sin ninguna de las inhibiciones casuales tuvimos sexo hasta que exhaustos no pudimos mas. Casualmente se fue antes que yo despertara, no dejo nota, no dejo nada, por casualidad nos habíamos encontrado, por casualidad pasaron tres meses sin verla mas.

Y sucedió que nuevamente estaba en una tarde casual, compraba algo en un supermercado y por casualidad me la encontré, por casualidad había teñido su cabello de negro e intenté recordar su nombre, pero caí en cuenta que nunca lo había alcanzado a escuchar. Me aventuré a ver si la casualidad estaba de mi lado y la saludé, ella me respondió de manera casual y en seguida le pregunté si se acordaba de aquella noche.

Ella calló y creo que sin recordar mi nombre me contestó:

"Claro que me acuerdo, es el mejor sexo que he tenido en mi vida, pero prefiero recordarlo como el momento en que la vida me golpeo por casualidad, prefiero recordar que te amé por una noche casual y saber que nunca mas puedo volverla a tener. Prefiero que por casualidad el amor no trascienda mas allá."

De repente un tipo casual se nos acerco y ella con esa inmensa sonrisa casual que no pude olvidar me dijo: "Te presento a mi esposo".

Me despedí con prisa casual.

4 comentarios:

Just Me dijo...

Excelente....Excelente!!

nagispurious dijo...

no sé porque, pero imaginé que iba a terminar así!! Buen cuento

:: Theraq :: dijo...

Buenisimo!

Paito Riaño dijo...

y por pura casualidad encuentro otro escrito encantador de tu autoria...
Que historia tan genial!!! Felicitaciones.